Inicio El Pais Dictan prisión perpetua por transfemicidio en Santa Cruz

Dictan prisión perpetua por transfemicidio en Santa Cruz

FAMILIARES PIDIERON QUE CONTINUEN CON LA INVESTIGACION

Un hombre fue condenado ayer a prisión perpetua por haber asesinado, descuartizado y hecho desaparecer los restos de la joven trans Marcela Chocobar, en septiembre del 2015 en la ciudad santacruceña de Río Gallegos, en un fallo en el que el tribunal lo consideró como un homicidio por odio a la condición sexual de la víctima, informaron fuentes judiciales. En un fallo dividido, la Cámara Oral Penal de dicha ciudad de Santa Cruz condenó además a seis años de cárcel al segundo de los acusados sometidos a juicio, a quien consideraron partícipe necesario y encubridor del transfemicidio de Chocobar (26).
Según las fuentes, la pena más alta recayó sobre Oscar Biott, a quien consideraron «autor» del delito de «homicidio agravado por odio», tal como lo había solicitado la semana pasada durante los alegatos el fiscal Iván Saldiva. El fiscal también había pedido la misma pena Ángel Azzolini, pero los camaristas le fijaron sólo seis años de prisión.

Fallo.
Tras conocerse el fallo, las hermanas de la víctima, visiblemente emocionadas, agradecieron a todos los que las acompañaron durante el proceso e insistieron en la necesidad de encontrar el cuerpo. A su vez, el tribunal, integrado por los camaristas Joaquín Cabral, Jorge Yance y Carlos Arenillas, aceptó la propuesta de las hermanas de la víctima para crear una fiscalía especializada en violencia de género. «Estoy conforme con el fallo», dijo el abogado de las hermanas de Chocobar, Carlos Muriete.
El letrado pidió que «se continúe investigando para dar con la tercera persona» involucrada en el crimen, y en ese sentido sostuvo que desde el particular damnificado van a aportar «pistas». Muriete añadió que en el fallo, la Cámara también ordenó investigar presuntas irregularidades durante la instrucción que llevó a cabo el juzgado de primera instancia.
Por último, el letrado descartó que el crimen haya estado relacionado con personas poderosas o con las drogas, ya que «no hay constancia seria en el expediente», en contraposición a lo que había sostenido la defensa en su alegato, cuando solicitó la absolución de Briott y Azzolini por falta de pruebas. En tanto, el secretario general de CTA Santa Cruz, Miguel del Plá, consideró que es «muy pobre la condena» a Azzolini y pidió que este caso sirva «para multiplicar en la Argentina el hecho de que se considere como crímenes de odio los atentados contra una elección diversa de la sexualidad».

Juicio.
El debate oral comenzó el 21 de mayo pasado, cuando el fiscal Saldiva amplió la carátula inicial de «homicidio simple» con el agravante del «crimen de odio». Durante el juicio, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inam), que acompañó a las hermanas de la víctima, también pidió al tribunal que se tome en cuenta la figura de «transfemicidio» y «crimen de odio» al momento de dictar sentencia.
De acuerdo a la investigación, la víctima fue vista con vida por última vez el 6 de septiembre de 2015, cuando subió a un auto en la esquina de un boliche en el centro de Río Gallegos y ocho días después su cráneo apareció en un baldío. Tanto Biott como Azzolini declararon que ellos desconocían que Chocobar era trans al momento en que ésta abordó el vehículo en el que ambos se movilizaban.
Por su parte, las hermanas de la víctima afirmaron que la última vez que vieron a Chocobar con vida fue en una casilla de la avenida Gregores, donde los investigadores realizaron luego un allanamiento. Al respecto, Azzolini declaró que en ese lugar Biott habría quemado la ropa de la víctima. (Télam)