Dictan conciliación obligatoria

El ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Oscar Cuartango, dictó ayer la conciliación obligatoria para el conflicto en la planta de la autopartista Gestamp, ubicada en el partido de Escobar.
El anuncio se conoció minutos después de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner hiciera mención a la situación durante un acto en la localidad santacruceña de Río Gallegos y pidiera a los “compañeros trabajadores” y a las autoridades de la Provincia de Buenos Aires “que se hagan cargo” y lo resuelvan.
Fuentes de la cartera laboral bonaerense señalaron a Télam que la decisión implica “la reincorporación de los despedidos, el levantamiento de la medida de fuerza y la apertura de una instancia de diálogo por 15 días”.

Toma.
El conflicto de Gestamp, que incluyó la toma de la planta fabril, impactó en el sector automotriz ya que la firma desabasteció a grandes empresas terminales que en total suman unos 13.000 obreros del gremio mecánico, que vieron amenazadas sus fuentes laborales al verse detenidas las líneas de producción.
Los trabajadores de la autopartista de Escobar se encuentran apostados desde el martes pasado dentro de la planta, en protesta por suspensiones, despidos y en reclamo de mejores condiciones laborales.

Paralizadas.
Esta situación provocó que las terminales de las automotrices Ford, Volkswagen y Peugeot se encuentren paralizadas por la falta de autopartes y, además, por igual motivo General Motors tiene previsto suspender su producción en las próximos días.
Se indicó que esta situación afecta a más de 13.000 trabajadores de la industria automotriz y complica aún más la situación a causa de la caída de exportaciones al Brasil.
Ayer al mediodía, la Presidenta había interpelado a los trabajadores y los exhortó a “que cuiden las fuentes de trabajo” y apeló “a la buena voluntad de todos, a la responsabilidad institucional de quienes la tienen”.
“Yo sé que es lindo sonreír siempre y decirles a todos que sí, pero llega un momento que tenés que decirles a todos que no porque no tenés con qué cumplir las obligaciones”, opinó.
Cristina consideró que a veces “hay que plantarse aunque no parezca simpática” porque “cuando uno se planta no lo hace por capricho, sino pensando en lo que puede pasar con el resto de la comunidad, porque si le das todo a un sector el resto queda con el ‘quetedije’ al aire”, enfatizó.

Pignanelli.
El secretario general de Smata, Ricardo Pignanelli, afirmó que es responsabilidad “de la
empresa y del gobierno provincial” la resolución del conflicto en la planta de la autopartista Gestamp, y advirtió que de no haber una solución antes del jueves “voy a poner veinte mil mecánicos en la Panamericana para resolverlo por nuestros propios medios”.
El titular del sindicato de mecánicos explicó a Télam que los 500 trabajadores de la planta ubicada en el partido de Escobar se retiraron “en resguardo de su propia seguridad, y están todos los días en la seccional de Smata esperando que se resuelva el conflicto para volver a trabajar”. (Télam)