Dictaron la quiebra de Cresta Roja

La jueza comercial Valeria Pérez Casado dictó ayer, a última hora de tarde y en paralelo al inicio de la reunión en la cartera laboral entre funcionarios nacionales y los trabajadores de Cresta Roja, la quiebra de la empresa avícola en un fallo en el que también consideró "necesario y urgente disponer la intervención de autoridades estatales para colaborar con el Juzgado", a fin de encontrar una solución definitiva al conflicto.
Una vez finalizada la reunión que encabezó el ministro de Trabajo Jorge Triaca, los delegados de los trabajadores de Cresta Roja se mostraron "predispuestos" a levantar el acampe en la autopista Ricchieri, aunque aclararon que esa decisión será tomada por el conjunto de los empleados.
"Vamos a acercarnos al corte y vamos a comunicarle a los compañeros el tema de quiebra". indicó el delegado Cristian Villalba, que consideró que la medida judicial y el compromiso del ejecutivo llevan el conflicto "a un punto para comenzar de nuevo", a la vez que recalcó "el compromiso de no abandonarnos y buscar la mejor salida posible".
Por su parte, Triaca explicó que "nos juntamos con los compañeros (en relación a los trabajadores) y analizamos el fallo de la jueza y las medidas que establece", y anticipó que hoy habrá una nueva reunión en el juzgado de Pérez Casado.
Al mismo tiempo, el titular de la cartera laboral remarcó: "Les hemos trasmitido a los trabajadores que esta gobierno nacional y el provincial no los va a abandonar y que estaremos atentos a sus requerimientos".

Ayuda.
En este sentido, informó que a los programas Repro de 4.000 pesos otorgados por Trabajo, se sumará una suma fija de 6.000 pesos por trabajador, a lo que se agregará la entrega de bolsones del Ministerio de Desarrollo Social para "que pasen las fiestas en familia, mientras se alcanza una solución definitiva".
"Hay compromiso político para acompañar a los trabajadores en esta instancia que es de mucho sufrimiento" indicó Triaca, y les pidió que "entiendan que estamos haciendo todos los esfuerzos posibles, este gobierno tiene la predisposición al diálogo".

Gendarmería.
Con el uso de camiones hidrantes y disparos de balas de goma que dejaron varios heridos, efectivos de la Gendarmería desalojaron a trabajadores de la avícola Cresta Roja que protestaban sobre la autopista Riccheri para reclamar el pago de sueldos atrasados y la continuidad de la compañía.
Los empleados de la empresa Rasic Hermanos, dueña de Cresta Roja, intentaron resistir al desalojo de la zona en la que se manifestaron durante los últimos cinco días, para encontrar respuestas a la gravísima crisis de la avícola.
Los efectivos de la Gendarmería reprimieron a los manifestantes con balas de goma, gases lacrimógenos y carros hidrantes mientras los trabajadores respondieron con palos, piedras y golpes de puño.
Entre los heridos, la mayoría por balazos de goma, se podía observar a un hombre con nueve impactos en la espalda y otro con un golpe en la cara.

Advertencia.
"Si se vuelve a cortar una ruta, vamos a actuar de la misma manera", advirtió la vicepresidenta Gabriela Michetti.
En Casa de Gobierno, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, atacó a los operarios por haber "violentado la determinación" que dio un juez de que se liberaran carriles de la autopista, por lo que remarcó que "la Gendarmería cumplió con el mandato" del magistrado.
El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, dijo que el Gobierno buscará "terminar con los cortes totales" de rutas, autopistas y avenidas en el protocolo que están elaborando, y afirmó que "la ley está para cumplirse".
Los violentos incidentes se iniciaron a las 14.15 cuando los manifestantes intentaron volver a realizar un corte parcial sobre la Autopista Riccheri. (Télam y NA)