Diferencias al interior de la CGT

LA MARCHA CONVOCADA PARA EL 21 EVIDENCIO LA GRIETA ENTRE LOS PRINCIPALES DIRIGENTES

Los dirigentes sindicales volvieron a dejar expuesta la crisis interna que atraviesa la CGT y la división que la marcha convocada para el 21 de febrero generó entre los distintos gremios que componen la central obrera e incluso en el triunvirato que la encabeza. Daer, el único miembro del triunvirato que se opone a la movilización (los otros dos, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid, la apoyan) sostuvo que la convocatoria de Moyano “es un posicionamiento político, un enfrentamiento hasta personal con el actual Gobierno después de la ruptura de un romance”.
“Todos sabemos la relación que existía antes, pero nadie sabe por qué se rompe esa relación hoy. No creo que tremenda movilización sea nada más por un bono de 9 mil pesos que reclaman los camioneros. Tiene que ver con un posicionamiento político”, sostuvo el referente sindical. El líder de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) llamó a “discutir una estrategia más amplia que no tiene que ver con ser opositor, oficialista, dialoguista o un grupo que marche”.
“El Consejo Directrivo tiene que intentar volver a los consensos necesarios para sintetizar la opinión de todas las organizaciones sindicales. La CGT no puede actuar por la mayoría o minoría de un sector sobre otro”, afirmó el triunviro. Y agregó: “Somos muy críticos de la situación económica y de un montón de políticas, pero nuestra estrategia tiene que estar de cara a la sociedad”.

Denuncia en la OIT.
Consultado sobre la denuncia que anticipó Moyano que realizará ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Daer afirmó que “no es cierto que no haya libertad sindical”. “No nos tenemos que ir al otro extremo: los sindicatos funcionan. Hay permanentes apariciones de cuestiones y rumores sobre auditorias. El Estado tiene que cumplir con el rol de contralor que le corresponde como autoridad administrativa y los sindicatos tienen su propio rol de independencia del poder político para llevar adelante su cometido”, señaló.

Plaini.
Por su parte, Plaini reconoció que entre Moyano y Macri “había una relación que no era ésta, el Presidente lo invitaba a comer milanesas, pero evidentemente a partir del avance del Gobierno con determinadas reformas se deterioró la relación”. En este sentido, el líder del sindicato de canillitas evaluó que la ruptura comenzó cuando el Gobierno avanzó con la reforma previsional luego de haber negociado con la CGT el proyecto de reforma laboral, que finalmente se trabó por las diferencias internas de la central gremial.
“Todos los dirigentes que integramos la CGT, cuando el Gobierno trató imprevistamente la reforma previsional coincidimos que fue una actitud provocativa además de lesionar los intereses de los jubilados. Hubo un gran debate interno por el proyecto de reforma laboral pero el Gobierno metió en el medio la previsional y sentimos que nos jugó otra vez una mala pasada”, señaló Plaini. Y agregó: “Fuimos a acordar una cosa e hicieron otra totalmente distinta. A partir de allí hubo unanimidad en la CGT contra el avance del Gobierno sobre los sectores populares, más allá de las diferencias”.

Formato agotado.
Plaini admitió que en la CGT hay “grandes dificultades” y evaluó que está “agotado un formato”, al tiempo que pidió buscar “uno nuevo”, tras lo cual agregó: “Lo posible fue el triunvirato y hoy vos ves que hay muchas fracciones dentro de la CGT”.
“Un líder no se da de la noche a la mañana, el último fue Moyano hasta 2011, pero después tuvimos muchas dificultades”, consideró el dirigente.
Además, agregó: “El Gobierno inteligentemente fragmenta, negocia por sectores, por gremios y va en detrimento de nosotros que tendríamos que ser algo monolítico en función de lo que está pasando en el país”. (NA)

“¿En qué país vive?”
Pablo Moyano, secretario gremial de Camioneros, salió al cruce de Daer y expresó: “Escucho hablar de posicionamiento político a Daer y veo que acordó paritarias por debajo de la inflación y en cuotas”. A través de un comunicado, Moyano sostuvo que “(Carlos) West Ocampo y Héctor Daer fueron los que firmaron la reforma laboral en el gobierno de (Carlos) Menem, cagando a los trabajadores, y la historia se repitió nuevamente con el de (Fernando) De la Rúa, con estos mismos personajes”. “Recibimos oídos sordos ante nuestros reclamos (por parte) del Ministerio de Trabajo y la intromisión del Gobierno en las organizaciones sindicales, como la baja del convenio colectivo, y yo le pregunto a Héctor daer en qué país vive. ¿No se da cuenta que lo hacen para instalar la reforma laboral?”, agregó.