Discusión originó la tragedia

MASACRE DE GODOY CRUZ FUE POR UN ANALISIS DE ADN

Una discusión por la realización de un estudio de ADN para confirmar la filiación de la beba de diez meses que una de las víctimas, Claudia Lorena Arias, tenía con el acusado Daniel Zalazar fue el móvil del triple crimen cometido el domingo de la ciudad mendocina de Godoy Cruz, informó ayer la Procuración General de esa provincia.
Por su parte, el imputado reiteró en su indagatoria ante la Justicia que él no es el autor del múltiple femicidio en el que dicha bebé y su hermano de 11 años resultaron malheridos, por lo que ayer a la tarde continuaban internados en terapia intensiva aunque con una “leve mejoría”.
En tanto, un cuchillo e indumentaria deportiva ensangrentada fueron hallados en las últimas horas por un cuidacoches dentro de un contenedor en pleno centro mendocino, donde además se realizó una marcha en reclamo de justicia, y los investigadores sospechan que pertenecen a Zalazar (30).
Teresa Day, coordinadora de la Procuración General de Mendoza, informó en conferencia de prensa que al momento del hecho Arias (31) y el acusado “discutieron por el ADN y la filiación de la bebé, según el relato del menor” de 8 años e hijo de la mujer que fue testigo del ataque pero logró escapar y pedir auxilio.
En ese sentido, el procurador General de la Corte Suprema de Justicia mendocina, Alejandro Gullé, precisó que ese niño salió de su escondite en el baúl de un auto “luego de casi cinco horas” y que fue su hermano de 11 años herido “quien le facilitó el celular para buscar ayuda”.
Respecto del acusado, Gullé explicó que en la indagatoria ante el fiscal de la causa, Santiago

Declaración.
Garay, negó su responsabilidad en el hecho, aunque quedó formalmente imputado de “homicidio agravado por femicidio, doble homicidio simple, y doble tentativa de homicidio agravado por alevosía y por el vínculo en el caso de la menor de los niños”.
“Lo vi (a Zalazar) y le pregunté por una herida en la mano y me dijo algo que repitió después en su declaración: que lo asaltaron unos pibes cerca de la terminal. Lo vi muy tranquilo, distante del hecho”, sostuvo el procurador.

Testigo.
Por su parte, Paola Arias, hermana de Claudia, contó el lunes a la mañana a la prensa que al momento de pedir ayuda, su sobrino de 8 años le dijo a la abuela: “Nona por favor llamá a cinco ambulancias y policías porque acá están todos muertos. Nona es en serio, están todos muertos y fue el papá de Mía (su hermana de 10 meses herida)”.
“Lo que el nene cuenta es que él (por el acusado Zalazar) llegó y al principio estaban hablando lo más bien, que estaban perfectos, charlando, y que en un momento se volvió loco y empezó a matar a todos y él logro correr hacia el patio”, indicó Paola.
De acuerdo a la hermana de Arias, el agresor “vio al nene que salió corriendo y se escondió detrás de unas plantas”, y que fue a buscarlo “con una linterna” y como no lo pudo encontrar regresó al interior de la vivienda donde se encontraban las otras dos víctimas fallecidas, su tía Marta Susana Ortíz (45) y su abuela Cecilda Vicenta Díaz de Ortíz (90).
“Cuando mi sobrino ve que entra, él sale de donde estaba y se mete en el baúl del auto. Este tipo lo escucha y va al baúl, intenta abrir pero no puede. Entonces mi sobrino pasó casi toda la noche ahí adentro y cuando no escuchó más nada vio que había una caja de herramientas, abrió, salió y se encontró con todo adentro de la casa. Ahí fue cuando llamó a mi mama”, relató la mujer. (Télam)

Compartir