Dos policías heridos por un violento armado y atrincherado

"EFECTO BULLRICH"

“Eso es un tema de las personas. El que quiere estar armado que ande armado y el que no quiere estar armado que no ande armado. Argentina es un país libre. Nosotros preferimos que la gente no esté armada”, dijo la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, días atrás en polémicas declaraciones realizadas durante una visita a Río Cuarto, en la provincia de Córdoba.
De inmediato, varios dirigentes de la oposición salieron a cuestionar lo referido por la titular de la cartera de Seguridad. Incluso desde el colectivo “Ni una menos” recordaron que un alto porcentaje de los femicidios que ocurren en el país se consuman utilizando armas de fuego.
La situación atravesada ayer por los agentes policiales que, de milagro, siguen con vida, pone en contexto lo desacertado de la consideración de la funcionaria encargada de la seguridad en todo el país.
Durante años, el Estado nacional ha llevado adelante campañas de desarme de la población civil a través de programas como el de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego y Municiones, con el único objetivo de reducir el circulante de armas y municiones en la sociedad.