Dos muertos en tragedia aérea

El aparato despegó de un taller aeronáutico ubicado en el aeropuerto de San Fernando y cayó muy cerca de una estación de servicio. “Pudo ser una catástrofe” dijo un testigo.
El piloto y copiloto de una avioneta que había despegado del aeropuerto de San Fernando, en el partido bonaerense de Tigre, murieron al caer e incendiarse la aeronave sobre dos camiones, a pocos metros de la ruta 197 y Panamericana, y cerca de una estación de servicio. Los investigadores estiman que el accidente se produjo porque la avioneta “se enredó con cables de tensión”. La policía identificó al piloto como Wernner Wikler (65 años) y al copiloto como Javier Herrero (42), quienes tripulaban una Piper PA-31T, matrícula LVMYX.
El incidente ocurrió a las 6,20 cuando el aparato se estrelló y se incendió sobre dos camiones con acoplado que se dirigían a un supermercado para descargar mercadería, en Crisólogo Larralde al 500, a metros de una estación de servicio YPF, relataron fuentes policiales y de la Fuerza Aérea. Los especialistas de la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil de la Fuerza Aérea, explicaron que “al parecer la avioneta se enredó con cables de tensión y se precipitó a tierra”, aunque aclararon que “también se investiga si el piloto tuvo algún problema de salud que ocasionara el accidente”.

Sin aviso.
El vicecomodoro Fernando Rubio, de la Fuerza Aérea, afirmó que “la avioneta cumplía un vuelo de traslado hacia Victoria, Entre Ríos” y reveló que “el piloto no mantuvo ninguna comunicación con la torre de control para decir que tenía inconvenientes con la nave”. “Como no hubo comunicación, se analizan los restos de la avioneta para determinar la causa del accidente, ocurrido muy cerca del despegue. La avioneta despegó, hizo un viraje y empezó a caer”, comentó.
Un testigo de la tragedia relató que “el avión perdió el control, empezó a descender, pegó contra una columna de luz que arrancó el ala izquierda y cayó arriba de los camiones,
incendiándose”. Y un trabajador de la estación de servicio dijo que “el acompañante pidió auxilio a los gritos, pero la gente no pudo hacer nada porque la avioneta se incendió”. “Estábamos haciendo las tareas diarias y, de repente, escuchamos un ruido encima nuestro”, agregó el hombre, para quien el accidente pudo haber provocado “una catástrofe, porque la avioneta cayó muy cerca de la bomba de gas de la estación de servicio”.

“Una bola de fuego”.
El conductor de uno de los camiones sobre los que cayó la avioneta relató que “la avioneta pasó por el semirremolque del otro camión, luego por el mío y después, cayó al suelo”. “Lo primero que hice fue correr, no vi nada, sólo escuché los neumáticos cuando explotaban. Nadie podía acercarse a la avioneta, era una gran bola de fuego”, añadió.
En el lugar del siniestro trabajaron ocho dotaciones de bomberos, Gendarmería y efectivos de la Policía de Buenos Aires. Los cuerpos calcinados de los tripulantes de la nave fueron retirados por los bomberos tras controlar el fuego. La avioneta pertenece a la empresa Avia Center, que opera como charter aéreo y escuela de aviación, y la investigación del incidente quedó a cargo de la UFI N° 1 del Distrito Tigre, dirigida por Cosme Iribarren. (DyN)