El 70% no puede cubrirla

LA CANASTA BASICA DEL JUBILADO AUMENTO 12,84 POR CIENTO

La Canasta Básica del Jubilado se ubicó en $16.134 a mayo de este año, subiendo un 12,84% respecto de la anterior medición de diciembre de 2016, siendo los rubros de alimentos, gastos de vivienda, servicios y medicación los que “más han aumentado”, informó ayer el área de Tercera Edad de la Defensoría de la Ciudad de Buenos Aires.
“En esta nueva medición confirmamos la continuidad e intensificación de las variaciones que hemos observado de forma semestral durante los últimos siete años”, manifestó el titular del área, Eugenio Semino.
En el período comprendido entre el 1º de diciembre de 2016 y el 1º de mayo de 2017 “nuevamente se produjo un fuerte incremento en la Canasta Básica del Jubilado sumando $16.134. Los rubros que más han aumentado son alimentos, gastos de vivienda, servicios y medicación; estos dos últimos duplicando su valor al 100%”, señaló Semino.
En este marco destacó que los aumentos “profundizan el desfasaje con los haberes de los jubilados y pensionados que perciben la remuneración mínima de $6.394”, quienes se encuentran por debajo “del 50% del haber total de la Canasta”.
El Defensor de la Tercera Edad porteña indicó que “ocurre algo similar con aquellos que cobraban haberes medios (alrededor de $9.000) y recibieron los reajustes por la aplicación de la Ley de Reparación Histórica, quienes obtuvieron en promedio un incremento del 30%, alcanzando haberes de $11.000, sin lograr cubrir” los gastos relevados.

Necesidades básicas.
Ante este panorama denunció que “hay más de un 70% de los jubilados sin poder cubrir las necesidades básicas, incluyendo gastos de vivienda”. Y agregó que incluso “en aquellos que perciben dos haberes, como jubilación y pensión, estarían solo aproximándose a los valores” medidos.
Por este motivo reclamó que las jubilaciones y pensiones mínimas “sean acordes a la Canasta Básica del Jubilado”. Y agregó que “actualmente, los haberes mínimos de $6.400 no alcanzan el Salario Mínimo, Vital y Móvil que a partir de enero es de $8.080; sin olvidar que las Pensiones No Contributivas y la Pensión Universal para Adultos Mayores están en un rango del 70-80% menos de la jubilación mínima, alrededor de $5.400”.

Medicamentos.
Respecto a los gastos en medicamentos, sostuvo que “tienen una incidencia importantísima por dos aspectos: el aumento de precio de los crónicos y la quita de la cobertura al 100% para un grupo de afiliados a la obra social PAMI, como quienes cobran más de $9.500 (un haber mínimo y medio) y quienes tengan autos de menos de 10 años, entre otros. El tema es que les quitaron el subsidio sin la realización del informe socioeconómico previo”. (NA)