miércoles, 23 octubre 2019
Inicio El Pais El apriete a Gerardo Ferreyra

El apriete a Gerardo Ferreyra

EMPRESARIO NO ES ARREPENTIDO Y SIGUE PRESO

Gerardo Ferreyra, dueño de electroingeniería y Radio Del Plata, está detenido desde el 1 de agosto de 2018. Se trata del único empresario que no aceptó ingresar al régimen del arrepentido en la causa de las fotocopias de los cuadernos y desde entonces continúa con prisión preventiva. La Justicia le negó la excarcelación en todas las instancias y demora el pedido de prisión domiciliaria. La Corte tiene pendiente definir un recurso de queja presentado por la defensa. Denunció haber sido extorsionado por el fiscal Carlos Stornelli, acusado como parte de la mega red de espionaje ilegal que integra el falso abogado Marcelo D’Alessio.

El apriete.
Mire, Ferreyra, las reglas del juego son así. Si usted se arrepiente se va ahora a su casa, con su esposa e hijos que están en el pasillo. Si no se arrepiente, va a la cárcel -le dijo Carlos Stornelli a Gerardo Ferreyra en Comodoro Py.
-¿De qué me tengo que arrepentir?-preguntó el empresario
-De haber colaborado con estos mugrientos. El matrimonio, los mugrientos que estuvieron en la Rosada -contestó el fiscal.
El diálogo, con todo detalle, fue expuesto por el empresario la semana que pasó ante la Cámara de Casación, relatando la manera en que fue extorsionado.
-Bueno, yo no tengo nada de qué arrepentirme -le dijo Ferreyra a Stornelli-. Participé de licitaciones. Algunas grandes gané, otras las perdí. Electroingeniería le bajó 40 a 45 por ciento los costos a la obra pública, comparada con lo que sucede en otros países de América Latina y Europa. Bajamos los valores de las empresas que hegemonizaron o cartelizaron el mercado. Y nuestras obras prestan un servicio hoy de alta perfomance. No tengo por qué arrepentirme tampoco por el desendeudamiento del país ni porque mandaron a la cárcel a los genocidas. No puedo arrepentirme porque durante la dictadura estuve nueve años preso. No puedo arrepentirme por mis hijos y mis nietos.
-Bueno, si no podés arrepentirte, irás a la cárcel -remató Stornelli. (Pagina12.com)

Denuncia.
Los jueces de la sala 4 del máximo tribunal penal del país, Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Juan Carlos Gemignani, deben definirse ahora sobre una querella iniciada por Ferreyra contra Stornelli y Claudio Bonadío por privación ilegítima de la libertad y violación a los deberes de funcionario público. Además de denunciar el apriete, la defensa a cargo del abogado constitucionalista Eduardo Barcesat, afirma que no hay pruebas para mantenerlo preso ni para sostener el procesamiento.
A partir del escándalo por el espionaje ilegal, que dejó al desnudo el armado de causas judiciales y el rol del fiscal de los cuadernos, la defensa de Ferreyra busca sacar su caso de Comodoro Py, llevarlo a Dolores y que ordenen su libertad. Entienden que hay conexidad entre la denuncia por extorsión y lo que está siendo investigado por Alejo Ramos Padilla.
En primera instancia había sido procesado por Bonadío, pero luego la Cámara Federal, que benefició a todos los demás empresarios al sacarlos de la asociación ilícita, a Ferreyra le elevó la calificación y lo consideró organizador junto con los ex funcionarios, también detenidos. Los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi (este último ascendido a camarista con la venia del oficialismo tras haber condenado a Amado Boudou en la causa Ciccone) además, le trabaron un embargo millonario.
El vicepresidente de la compañía que ganó la licitación para la mega obra de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic en Santa Cruz, pidió su excarcelación pero le fue negada en todas las instancias. La sala 1 de la Casación dejó firme la preventiva con los votos de los jueces Daniel Petrone y Diego Barroetaveña, por lo que la defensa interpuso un recurso de queja ante la Corte Suprema. Desde el 20 de diciembre del año pasado que esa presentación está siendo analizada por los Supremos. (Pagina12.com)