El comerciante español seguirá preso en el país

CONDENADO POR LA MASACRE DE FLORES

Fructuoso Alvarez González, el comerciante español condenado a prisión perpetua por la denominada “Masacre de Flores”, cometida en 1994 en ese barrio porteño, terminará de cumplir su condena en Argentina y no será expulsado a España, tal como había solicitado, según resolvió ayer la Justicia de Ejecución Penal de la Capital Federal.
Matías Bagnato (38), único sobreviviente del hecho en que asesinaron a sus padres, hermanos y un amigo, informó a Télam que la decisión fue adoptada por el juez 1 de ese fuero, José Pérez Arias, quien no hizo lugar a un pedido de la defensa del condenado a la pena máxima.
“Estoy un poco más tranquilo, pero lloré toda la noche, fue interminable porque pensaba en mi abuela de noventa años y cómo le explicaba si él salía libre. Estaba convencido de que iba a salir porque cuando llamé al juzgado ayer, me dijeron que no fuera y que me iban a informar por teléfono. Pensé que el juez no me lo quería decir en la cara”, sostuvo Bagnato.
Matías explicó que tras enterarse del fallo, se lo contó inmediatamente a su abuela, que lo abrazó y le dijo: “Tus papás y los chicos deben estar orgullosos de vos”.
Según Bagnato, los fundamentos del rechazo al pedido de Álvarez González (56) se los darán a conocer el lunes y ayer sólo le notificaron que la solicitud que había efectuado el imputado era “negativa”, si bien tiene los requisitos de haber cumplido más de la mitad de la condena en el país.
“Es una gran noticia, un alivio momentáneo, un respiro ‘por ahora’ digamos, porque es probable que apele la resolución ante la Cámara de Casación Penal”, afirmó Matías, quien también recordó que si cumple la totalidad de la pena, el comerciante español debería estar en prisión al menos cinco años más.
El único sobreviviente recordó que Álvarez González “había cumplido diecisiete años (de prisión) nada más”, por haber quemado a su familia y a un amiguito en la casa que compartían en Flores y que en 2004 había sido expulsado a España, tras lo cual regresó, comenzó a amenazarlo y fue detenido nuevamente. (Télam)