El dinero era prestado

INVESTIGARAN A MICHETTI

La vicepresidenta Gabriela Michetti sostuvo ayer que “fue un gran error” no haber depositado en un banco el dinero que le robaron de su vivienda del barrio porteño de Balvanera en noviembre pasado, aunque sostuvo que no tiene “ningún problema” en que se abra una investigación al respecto.
“Fue una cosa tonta”, reconoció la funcionaria, quien advirtió que no hay “ningún problema” en que se abra una investigación para determinar el origen y la legitimidad del dinero, ya que todo “consta” en su declaración jurada.
Michetti ratificó que “una parte” de los 50.000 dólares y 245.000 pesos que le sustrajeron era “para los gastos diarios” y que otra era para “una maestría en el exterior” que su hijo quería hacer, y cuyo origen correspondía a un préstamo que pidió su pareja, Juan Tonelli.
“Las maestrías cuestan más de 30 mil dólares, además de lo que cuesta mantenerse afuera. Con mi sueldo no lo podía sostener”, argumentó la Vicepresidenta.
Señaló además que el resto de la plata que le robaron era una donación para la fundación Suma, que ella preside.
Al ser consultada acerca de por qué el Grupo Farallon, auspicia a la fundación Suma, Michetti respondió que “no tiene idea” de qué es Farallon. (NA)

Compartir