“El Estado debe cumplir resoluciones de la CIDH”

“La señora Sala se encuentra agobiada, abatida; por estar privada de su libertad, por la cantidad de causas judiciales en su contra”, describió el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Francisco Eguiguren, tras visitar a la líder de la Tupac Amaru Milagro Sala en el penal de Alto Comedero, donde lleva 18 meses detenida.
Eguiguren anticipó, que con la información recabada durante la visita, la CIDH resolverá en julio la medida cautelar que tienen en estudio desde el año pasado, y advirtió que “las recomendaciones que dé la CIDH son para que el Estado las cumpla, al igual que el resto de las resoluciones internacionales” en alusión al reclamo de liberación que realizó el Grupo de Trabajo de la ONU en octubre del año pasado.
Eguiguren visitó el penal junto a la vicepresidenta segunda de la CIDH, Esmeralda Arosemena de Troitiño, y los abogados de la dirigente social Luis Paz y Elizabeth Gómez Alcorta. El recorrido sirvió para recabar información respecto de las condiciones de detención, el estado de su salud, el derecho a la defensa, entre otros ejes de la medida cautelar que hace más de un año presentaron ante el organismo el CELS, Amnistía Internacional y Andhes con el objetivo de garantizar la libertad de Sala y otros detenidos de la organización jujeña.
Los comisionados se mostraron conformes por haber visitado a Sala, con quien se reunieron en su celda, y hablar también con las autoridades del Penal y del Gobierno, encabezado por Gerardo Morales. Si bien no quisieron adelantar la resolución de la medida cautelar, que prometieron resolver en las sesiones que la CIDH desarrollará el mes próximo en Lima, Perú, sí coincidieron en describir la situación que vive Milagro como de “mucha presión”.
“Es una mujer que tiene todas las características de una líder, tiene fortaleza. Nosotros vamos a hacer una evaluación de lo que representa para ella toda esta presión que está viviendo como detenida, con 13 causas en su contra. Eso agobia a cualquiera”, resumió la vicepresidenta.

Detención arbitraria.
El Grupo de Trabajo sobre detenciones Arbitrarias de la ONU fue el primer organismo internacional en pronunciarse contra la “detención arbitraria” que el gobernador Morales sostenía sobre la dirigente social, que fue seguido por el Comité contra la Discriminación Racial. “Ella está en una posición de demandar una respuesta”, aseguró Arosemena de Troitiño. (NA)