El fiscal dijo que López esperaba algo

El fiscal federal Federico Delgado afirmó ayer que antes de ser descubierto arrojando bolsos con dinero sobre la pared de un convento de General Rodríguez, el detenido ex secretario de Obras Públicas José López “estuvo girando en un radio de 10 cuadras durante una hora y 15 o 20 minutos”, según surge de la investigación, y subrayó que esos datos podrían indicar que “estaba esperando algo”.
“Hasta ahora sabemos que no paró en ningún lado”, afirmó Delgado en declaraciones a radio del Plata, al relatar la reconstrucción de las horas previas a la noche del lunes 13 de junio cuando fue detenido in fraganti con casi 9 millones de dólares y una carabina en el partido bonaerense de General Rodríguez.
En la reconstrucción, el fiscal dijo que ese lunes “López fue y vino de Recoleta a Tigre durante todo el día y a la noche viajó a General Rodríguez, donde hay una hora y 15 o 20 minutos donde estuvo girando en un radio de 10 cuadras con los teléfonos celulares apagados, como esperando algo, y después irrumpe en el monasterio (de Nuestra Señora de Fátima, donde arrojó los bolsos con dinero).
Sin embargo, Delgado advirtió que “por problemas de implementación” aún no pudo acceder a los teléfonos celulares que se encuentran “aparentemente secuestrados en su casa de Tigre” y que podrían aportar datos muy importantes para la causa.
En tanto, el fiscal confirmó que estudia las llamadas entrantes y salientes de los teléfonos fijos de una oficina que López tenía en Lavalle al 1300 de la ciudad de Buenos Aires y también los de su casa en Tigre.
Precisó también que hasta ahora la fiscalía no pudo acceder a las filmaciones internas del monasterio para “poder reconstruir el final de la película”, y que con respecto a los teléfonos celulares secuestrados no es posible acceder a los diálogos mantenidos por López en las horas previas por whatsapp, porque no existe la tecnología necesaria. (NA)

Compartir