Inicio El Pais "El Gobierno deposita el dinero a cuentagotas"

«El Gobierno deposita el dinero a cuentagotas»

CIENTIFICA BUSCO PRESUPUESTO EN UN PROGRAMA TELEVISIVO

Marina Simian, la bióloga molecular del Conicet que se presentó el miércoles en el programa televisivo «¿Quién quiere ser millonario?» declaró que «todo lo que gané va a ser empleado en la compra de insumos para el proyecto de investigación. Estamos muy cortos de plata para trabajar, tengo un subsidio grande ganado y el gobierno deposita el dinero a cuentagotas. Lo concursé en 2016, lo obtuve en 2017 pero nos vienen pagando de modo discontinuo. Debería obtener unos 320 mil pesos al año y nos mandan la mitad. Es todo muy difícil, tengo 5 becarios que necesitan trabajar», señala

Investigación.
El laboratorio de Simian concentra su atención en entender los mecanismos que llevan a la progresión del cáncer de mama y el fibroblastoma (tumor cerebral). «Jamás pensé que iba a estar en esta situación. La decisión de hacerlo fue un poco impulsiva y refleja la desesperación que se siente cuando tenés gente a cargo y no podes brindar las herramientas necesarias para poder trabajar. Es como si yo te pidiera que hicieras una torta pero no te doy ni la harina ni los huevos», plantea.
La científica, que trabaja en el Instituto de Nanosistemas y en la Escuela de Humanidades de la Universidad Nacional de San Martín, asistió junto a miembros de todo su equipo al programa. «Mis becarios me comentaron que habían visto a otro colega que había ganado 180 mil pesos en el programa de Del Moro y me preguntaron si me animaba. Me presenté y a los pocos días me llamaron para que participe. Fue muy estresante, los científicos no estamos acostumbrados a tanta exposición», narró Simian.

No alcanza.
Los 500 mil pesos que ganó ayudan pero no alcanzan para salvar sus líneas de trabajo por años. «Es una ayuda que oxigena pero no alcanzará por mucho tiempo. Puedo salvar el año, al menos. Los insumos (medios de cultivo, anticuerpos) están dolarizados y con la devaluación la compra se ha convertido en todo una aventura. Comprarlos en Argentina sale tres o cuatro veces más que lo que cuestan afuera», dice. Aclara, por eso, que «del premio quedarán unos 7 mil dólares en total, pero un laboratorio como el mío necesita de 15 mil dólares anuales para poder funcionar de manera correcta».
En el concurso, estuvo muy cerca de conseguir el premio mayor (2 millones de pesos). «La primera pregunta fue con qué pasta se asocia a aquellas personas que no trabajan. Fue durísimo, sobre todo, porque hay mucha gente desinformada que cree que los científicos somos ñoquis, parecía a propósito», admite.

Frustración.
Simian señala que a la falta de insumos se suma la caída de los salarios. «Si se siguen devaluando tanto como lo vienen haciendo desde hace un año y medio, realmente no tiene sentido que continúe mi trabajo como científica». «Mis becarios se frustran y yo me frustro el doble porque en el momento en que se decide presentar a un joven investigador a una beca de doctorado se vuelcan muchos sueños.», describe. (Página12.com)

La ciencia, en duda
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, fue consultado durante un programa radial sobre la presencia anoche de una científica en un programa televisivo para conseguir los fondos que no le entrega el Gobierno para su investigación. Allí evitó definirse sobre la caída del financiamiento a la ciencia y se limitó a manifestar que «es muy importante ponerse de acuerdo en cuáles son las prioridades de la Argentina».
«Cuando uno discute prioridades también tiene que discutir qué cosas no son prioritarias para el país, porque nosotros tenemos que hacer un esfuerzo para dejar de vivir de prestado», lanzó Frigerio cuando le preguntaron por el escaso porcentaje del PBI que dedica el gobierno de Mauricio Macri al área de Ciencia y Tecnología. El ministro evitó en varias ocasiones definir si la ciencia debe financiarse como una prioridad para el futuro del país y repitió insistentemente que «hay que discutir lo que no es prioritario del país». Puso ese debate dentro del llamado del Gobierno a discutir los 10 puntos de acuerdo presentados a la oposición.
«Creo que es una buena discusión que nos debemos los argentinos: saber en qué cosas tenemos que invertir, debatir qué cosas dejan de ser prioridad», volvió a señalar Frigerio y justificó el ajuste en que el país debe «gastar lo que ingresa». Aunque Frigerio no negó el ajuste del Gobierno en el área de la ciencia, ni dijo en forma explícita que la investigación científica debe ser preservada de cualquier recorte presupuestario, desde el Ministerio del Interior buscaron matizar luego sus dichos y aclararon que el ministro no duda de su importancia.