El Gobierno dialoga con la oposición sobre diferencias

OFICIALISMO DEFIENDE PUNTO MAS OBJETADO DE REFORMA ELECTORAL

El ministro de Modernización y Gestión, Andrés Ibarra, resaltó ayer que el Gobierno está “conversando” con la oposición los puntos objetados al proyecto de reforma electoral para la implementación de la Boleta Única Electrónica, pero insistió en la incorporación de un “dispositivo de lectura” al que los opositores se resisten.
“Estamos conversando. Trabajamos todos los días para facilitarle las cosas a la gente. Tenemos que hacer todos los esfuerzos todos para darle a la Argentina la mejor herramienta”, sostuvo el funcionario nacional en momentos en que el Senado discute la reforma.

Riesgo.
En diálogo con Radio Mitre, el integrante del Gabinete Nacional se refirió a las críticas de la oposición a la presunta fragilidad de la modalidad impulsada por el Gobierno y el riesgo de hackeos en las votaciones.
“También están las soluciones y el avance de la tecnología para evitar que eso pase. No distorsionemos la discusión. Una ley nos tiene que servir para ir en un camino y ese camino puede prever que en un momento usemos un dispositivo tecnológico y en seis meses otro”, indicó.
En ese sentido, destacó que la Boleta Unica Electrónica va a tener “el mejor dispositivo de lectura, encriptado, que no permite ser leído o distorsionado”, al tiempo que señaló que “no desaparece la boleta física”.

Dispositivo de lectura.
El dispositivo de lectura en la boleta es el punto más resistido por la oposición, particularmente por un amplio sector del PJ-FPV, que intentará eliminar ese elemento para que el conteo de votos se realice únicamente de forma manual.
A la vez, el ministro recordó las experiencias de la Boleta Unica Electrónica en Salta y en la Ciudad de Buenos Aires y destacó que “la gente quedó encantada con la facilidad y la seguridad del voto”.
“Los detalles técnicos, oportunamente, cuando salga la ley, los pondremos a disposición de todas las autoridades, de la Cámara Nacional Electoral, que es la que debe homologar el sistema. Entonces, en ese momento veremos todas las características tecnológicas y de seguridad para que no haya ningún problema en ningún aspecto”, añadió Ibarra.
En plena discusión legislativa del proyecto de reforma electoral enviado por el Poder Ejecutivo, el funcionario nacional remarcó el deseo oficial de que “la gente no viva las situaciones que se han vivido a lo largo de la historia reciente de adulteración del voto, urnas que desaparecen, voto cadena, telegramas que le cambian la decisión del voto a la gente”.
“Hay un montón de anomalías que hay que poner adelante de todo. ¿Estamos conformes con el sistema electoral?”, se preguntó el ministro, a la vez que concluyó subrayando la intención del presidente Mauricio Macri de que haya “un sistema electoral sin fraude”.

Peña.
En la misma línea se expresó el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en una entrevista con Diario Popular, en la que insistió en “no perder de vista la absoluta necesidad de cambiar el sistema electoral en la Argentina” porque “no se puede volver a votar como se votó el año pasado”.
“La discusión de la parte técnica no tiene que esconder lo otro, que el sistema de papel generó enormes distorsiones, abusos y falta de transparencia en el proceso electoral”, sostuvo el ministro coordinador.

Plan B.
Días atrás, el Gobierno empezó a evaluar un “Plan B” para lograr que el proyecto de ley de reforma electoral sea aprobado por el Congreso antes de fin de año.
El último jueves hubo una reunión entre el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, Ibarra, el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez; el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, y el diputado nacional Pablo Tonelli.
Allí, según indicaron fuentes oficiales a NA, aceptaron el hecho de que, pese al deseo del presidente Mauricio Macri de que la iniciativa se apruebe tal como está, saldrá con cambios del Senado y volverá a Diputados. (NA)

Compartir