El Gobierno se reúne con la CGT

LOS SINDICATOS QUIEREN UN BONO DE $2.000 Y MACRI PIDIO "PRUDENCIA"

Ministros del Gabinete recibirán hoy en la Casa Rosada a la plana mayor de la CGT y del empresariado para iniciar el “Diálogo para la Producción y el Trabajo”, que en su primer encuentro buscará consensuar un bono de fin de año para trabajadores activos y así desactivar el paro de la central obrera que continúa latente.
El Gobierno convocó a los sindicalistas y empresarios a las 9.45 para la reunión que se desarrollará en el museo de la Casa de Gobierno, ubicado en el subsuelo del edificio de Balcarce 50, y a su término habrá una conferencia de prensa con integrantes de los tres sectores.
Antes de la reunión, Macri pidió a la dirigencia sindical una actitud “prudente” e “inteligente”, que permita resolver “obstáculos” y de esa forma “ir generando empleo” en el país, en tanto
Triaca advirtió que “no se impondrá” un criterio a las provincias para el eventual pago de un bono a empleados públicos.
El jefe de Gabinete, Marco Peña, encabezará la delegación de funcionarios y estará acompañado por ministros como Jorge Triaca (Trabajo) y Mario Quintana (Coordinación Interministerial), mientras que por la CGT asistirán los miembros del triunvirato, Juan Carlos Schmid, Héctor Daer, Carlos Acuña, además de integrantes del Consejo Directivo.
En tanto asistirán por los empresarios el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Adrián Kaufmann Brea, el de la Cámara Argentina de Comercio, Jorge Luis Di Fiori, y el titular de la CAME, Osvaldo Cornide, entre otros.
La reunión se desarrollará luego de que el Gobierno y la CGT negociaran la semana pasada un bono de 1.000 pesos para jubilados y beneficiarios de la AUH y ahora se incorporará a los empresarios para tratar de definir una compensación para trabajadores privados activos, a la que los gremialistas buscarán poner un piso de 2.000.

CGT.
En la previa, los sectores más “dialoguistas” de la CGT que participan de las negociaciones sorprendieron al afirmar que el bono para jubilados y AUH “es insuficiente”, ya que antes habían dicho que eso representaba “un paso adelante”.
Por su parte, los sectores más “combativos” de la CGT -el moyanismo y el gremio de Bancarios que no integra la conducción de la central- y las dos CTA criticaron duro el monto del bono y presionan a los “dialoguistas” para convocar lo antes posible a una medida de fuerza.
Horas antes de asistir al encuentro en la Rosada, el integrante del triunvirato, Carlos Acuña, advirtió que al Gobierno hay que “darle apoyo por cuatro años” porque para ese período fue electo, pero advirtió que “si gobiernan sólo para los patrones” habrá conflictos.
“Discutiremos con los sectores privados y estamos pidiendo un piso de 2.000 pesos como referencia y que cada sindicato discuta con su sector”, adelantó Acuña en declaraciones a la radio Futurock.
Un punto a resolver será el del bono para los trabajadores activos del sector público, sobre lo cual Triaca sostuvo que cada provincia se debería ocupar de esa demanda según su propia situación fiscal, mientras que circulaban versiones acerca de que el Ejecutivo podría comprometerse a dar una compensación de fin de año sólo para la administración pública nacional.

CTA.
Por su parte, el jefe de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, repudió el encuentro de este miércoles en la Rosada, al considerar que “no es una mesa de diálogo social” sino “un pacto” y aseguró que habrá un paro con movilización para la última semana de octubre de ambas CTA junto a algunos sectores más duros de la CGT y movimientos sociales.
En declaraciones a radio La Red, Micheli consideró que el cónclave tripartito de este miércoles en la Casa Rosada “no es una mesa de diálogo social de ninguna manera” y lamentó que el Gobierno deje “afuera a las CTA de toda discusión”. (NA)

Gobernadores preocupados
Gobernadores de distritos en los que más impactó la recesión observan preocupados la negociación por el bono de fin de año para trabajadores del sector privado y temen que, en caso de acordarse, estatales provinciales exigirán lo mismo, y sus tesorerías no tengan recursos para afrontarlo.
Sin ayuda extraordinaria de Nación no hay bono posible, es la respuesta de la mayoría de los mandatarios provinciales, a pesar de que el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ya anticipó que el acuerdo con la CGT no contemplará a las provincias, y cada una debe analizar su propia capacidad de pago.
Las provincias vienen de cerrar 2015 con un déficit fiscal consolidado equivalente al 0,9% del Producto Bruto, un récord desde 2004, y para este año para el Ministerio de Hacienda y Finanzas prevé un rojo superior, de 1,3 puntos del PBI.
Datos de la consultora Noanomics indican que el gasto en personal en las provincias no llegaba a 5 puntos del PBI en 2003 y en la actualidad está en 9 puntos después de que la plantilla haya crecido 53% en ese período.
En ese escenario, los gobernadores temen un aumento de la conflictividad social a nivel local si no pagan un bono después de que la Casa Rosada lo acuerde con el triunvirato de la CGT para los privados.
En Buenos Aires, la gobernadora María Eugenia Vidal confirmó que su administración no otorgará un bono de fin de año a los trabajadores del Estado: “Hay que decir la vedad, no podemos afrontarlo”, dijo en una reunión con senadores el lunes.

Compartir