El juez Bonadio cambió de opinión

DIJO QUE REUTILIZAR LOS MATERIALES DEL PLAN QUNITA ES DECISION DEL MINISTERIO DE SALUD

El juez federal Claudio Bonadio aseguró ayer que la decisión de reutilizar o no los materiales del Plan Qunita es una competencia exclusiva del Ministerio de Salud, hecho que va en dirección contraria con la decisión que tomó el mes pasado cuando dispuso la destrucción de las cunas y los sacos de dormir por considerarlos elementos “de riesgo”.
El magistrado informó la decisión a través de un escrito que publicó el Centro de Información Judicial (CIJ), en el que respondió las distintas presentaciones que habían llegado a su juzgado cuando se dio a conocer la noticia de que había ordenado destruir parte de los kits e incluso que había dispuesto su quema.
Con críticas hacia los que lo cuestionaron, y en el marco de la causa por presuntas irregularidades en la ejecución del plan en la que está procesado el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández, el magistrado aseguró que nunca ordenó “quemar” las cunas y que ese dato fue
parte de una construcción mediática”.

Reutilización.
El juez Bonadio sostuvo, en un fallo emitido el 26 de agosto, “la reutilización con fines sociales de la totalidad de los elementos que integraban el kit -recordemos, más de cuarenta-, con la excepción de los dos que motivan” la mayoría de las presentaciones que cayeron en su despacho: las cunas y los sacos de dormir.
“¿Porqué se dispuso la destrucción de las cunas y los sacos de dormir? Obviamente que ello no fue caprichoso ni antojadizo, sino que se basó en elementos concretos y precisos glosados al expediente, que determinan su peligrosidad, y del que da cuenta el presente auto”, sostuvo el magistrado y citó luego tres informes del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y un informe de la Sociedad
Argentina de Pediatría.
“No es necesario ser ingeniero para advertir los riesgos que conllevan para un bebé recién nacido los bordes filosos, las aristas vivas, o entre otras cosas, un componente de la cinta que puede ser desmontado, cuyo tamaño es peligroso al alcance del bebé”, remarcó Bonadio.

Medio ambiente.
En otro pasaje del escrito de ayer, el juez sostuvo que el tribunal que encabeza “comparte sus preocupaciones respecto a la protección del medio ambiente y que es consciente que el método de la incineración es contaminante y anti-económico, razón por la cual nunca en el presente expediente se resolvió con que metodología se deberían destruir los elementos peligrosos identificados por los informes del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la Sociedad Argentina de Pediatría”.

“Acondicionar”.
La semana pasada, el fiscal Eduardo Taianio había sugerido por escrito la posibilidad de “acondicionar” las cunas y los sacos de dormir que estaban incluidos en el Plan Qunita para evitar su destrucción y ,en cambio, ser entregados en el marco de la Asignación por Embarazo.

Plan Qunita.
El plan Qunita, presentado en julio de 2015 por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al reinaugurar Tecnópolis, consistió en la entrega, a 140.000 mujeres embarazadas y sin otra cobertura social, un kit de elementos para los primeros tiempos del bebé, objetivo para el que se destinaron 1.100 millones de pesos.
El kit contenía una cuna de madera con colchón y acolchado, juego de sábanas y toallas, “enteritos” de manga larga y corta, bolsa y cambiador, chupete, mordillo, extractor de leche materna y un termómetro digital, un tarjetón de identidad y un diario para que la mamá registre el historial de su hijo, en entre otros elementos.

Pedido de diputado.
El diputado nacional Martín Doñate (Frente para la Victoria) había presentado el jueves un recurso ante el juez Bonadio para que las 60.000 cunas sean enviadas a Río Negro para su uso en hospitales y entidades sociales que trabajan con la niñez.
El diputado recordó que el Plan Qunita “funcionó muy bien en la provincia en 2015, se usaron 1.128 cunas sin que hubiera un solo problema, como tampoco lo hubo en todo el país”. (Télam)

Compartir