El mate, un símbolo argentino

UNA CEREMONIA QUE NO NECESITA EXCUSA

El mate es un auténtico ritual esencial para pasar un grato momento en soledad o para compartir en una reunión familiar o con amigos. El mate no necesita excusas para presentarse. Su historia y sus mitos han conseguido tantos fanáticos como formas de prepararlo. El agua, la yerba, la bombilla, el recipiente y hasta la forma de prepararlo pueden determinar el resultado final.
Cada 30 de noviembre se celebra el Día Nacional del Mate, símbolo que forma parte de la cultura y el ADN argentino. No es una exageración, mucho menos una simple percepción. Al igual que en Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil, la preparación es una ceremonia y la costumbre genera escenarios de felicidad.
El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) presentó una encuesta en donde se ubicó al mate en el primer lugar “como rasgo identitario de la argentinidad” con un 38%, seguido de la carne con un 37%, y luego el dulce de leche y el vino con un 11 % y un 7%, respectivamente.
El estudio se realizó en toda la Argentina a través de una muestra de individuos, compuesta por 1.000 personas de 16 años y más, por medio de entrevistas personales y domiciliarias como instrumento de recolección en agosto de 2016.

Infusiones.
La encuesta de opinión concluyó que el consumo de mate con bombilla supera ampliamente al de las demás infusiones y se convierte en la forma más extendida del consumo de la yerba.
Ocho de cada 10 argentinos (80%) declaran haber consumido mate (tradicional) en los últimos 30 días y muy por detrás le siguen el té mencionado por 5 de cada 10 entrevistados (48%), y el café, elegido por 4 de cada 10 (44%) mientras con guarismos menores aparecen el mate cocido hecho de saquito (29%) y el mate cocido hecho de yerba (12%).

Consumo.
Una sorpresa de la encuesta fue el resultado de que las mujeres llevan la delantera de la incidencia del mate: 84% de las consultadas mencionan haber tomado mate con bombilla en los últimos 30 días, con una diferencia de 9 puntos porcentuales por sobre los hombres (75%).
Al indagar por la frecuencia del consumo del mate tradicional o con bombilla, vemos que esta infusión es parte de la vida cotidiana de los argentinos: 7 de cada 10 indican que toman mate al menos una vez por día, todos los días.
Por otra parte, el 65% plantea que toma mate en compañía de alguien, mientras que el 33% manifiesta que lo hace solo. (NA)

Compartir