El Papa pidió “políticas serias” contra la pobreza

CURA BROCHERO

El presidente Mauricio Macri aseguró que al oficialismo le “va a ir muy bien” en las elecciones legislativas del año próximo en la Argentina y a nivel regional afirmó que, más allá de la centralidad que “en este momento” tiene el país en el mundo, “todo hay que hacerlo dentro del Mercosur”.
“Falta mucho pero nos va a ir muy bien”, aseguró el mandatario en diálogo con Télam y otros enviados a Roma, donde el sábado se reunió durante una hora con el Papa Francisco.
En un diálogo en el que habló también de la importancia de reforzar la cultura del trabajo, el mandatario destacó que el país debe pensar su inserción internacional desde el bloque regional.
“No hay nada más difícil en la vida que la gente te preste atención. Uno lucha porque te den un lugar para expresar tu capacidad. La Argentina en este momento tiene una centralidad que no tuvo nunca en su vida. Les dije a los embajadores: ‘Señores, hay que transformar esto en hechos reales ahora, no se sabe cuánto va a durar esto'”, aseguró, en referencia al encuentro que mantuvo el sábado con representantes diplomáticos argentinos ante los países de la Unión Europea.

Francisco.
El Papa Francisco pidió ayer al gobierno argentino instrumentar “políticas serias” para luchar
contra la pobreza que “degrada, ofende y mata”, en el marco de la ceremonia eucarística de canonización del Cura Brochero y otros seis beatos en la Plaza San Pedro del Vaticano.
Antes de finalizar la ceremonia, el pontífice saludó especialmente a las delegaciones oficiales de Argentina, México, Francia, España e Italia, países de los que son oriundos los nuevos santos.
El Papa recordó ante las autoridades, entre ellos el presidente Mauricio Macri, que hoy es la Jornada Mundial contra la Pobreza, por lo que las exhortó a “unir fuerzas morales y económicas para luchar juntos contra la pobreza que degrada, ofende y mata a tantos hermanos y hermanas, implementando políticas serias para las familias y para el trabajo”.
“Que el ejemplo y la intercesión de estos testigos sostengan el compromiso de cada uno de nosotros en los distintos ámbitos de servicio y del trabajo para la Iglesia y la sociedad civil”, agregó.
El pontífice pidió también elevar a la Virgen María una plegaria por “todas las intenciones”, especialmente la “insistente y fortalecida oración por la paz”.

El cura Brochero es santo.
El Papa Francisco declaró ayer santo al “cura gaucho” José Gabriel Brochero (1840-1914), el primero nacido y muerto en Argentina, en una emotiva misa de canonización en Plaza San Pedro ante unas 80.000 personas, 2.000 de las cuales era fieles argentinos.
En una ceremonia que contó con la presencia en primera fila del presidente Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada, Francisco “declaró y definió” santo a Brochero, a las 10.32 de Roma (5.32 de Argentina), junto a otros seis beatos y, siguiendo la fórmula de rigor en latín pidió “inscribirlos en el Libro de los Santos, estableciendo que en toda la Iglesia sean devotamente honrados como santos”.

Milagros.
Los dos chicos en los que se constataron los milagros atribuidos a Brochero, Nicolás Flores y Camila Brusotti, también pudieron participar de la histórica ceremonia: él, ofreciendo el reliquiario del “cura gaucho” y ella saludando al Papa Francisco junto a la postuladora de la causa de canonización, Silvia Correale frente a las 80.000 personas reunidas en la Plaza San Pedro, según estimó la Gendarmería vaticana.
“Los santos son hombres y mujeres que entran hasta el fondo del misterio de la oración. Hombres y mujeres que luchan con la oración, dejando al Espíritu Santo orar y luchar en ellos; luchan hasta el extremo, con todas sus fuerzas, y vencen, pero no solos: el Señor vence a través de ellos y con ellos”, expresó el pontífice durante su homilía en la ceremonia en la que saludó a Macri y su mujer, que encabezaron una nutrida delegación argentina.

Santos.
Junto a Brochero fueron canonizados los beatos italianos Ludovico Pavoni y Alfonso Maria Fusco, el obispo español Manuel González García, los franceses Salomón Leclercq y Elisabeth de la Santísima Trinidad y el niño mártir mexicano José Sánchez del Río. (Télam)

Compartir