El precio del aceite podría subir en el mes de agosto

QUITA DE SUBSIDIO CAUSARIA UN FUERTE AUMENTO

El precio de la botella de litro y medio de aceite comestible mezcla de girasol o maíz subirá desde el primero de agosto próximo, aunque hay divergencias sobre cuál será el porcentaje del ajuste.
Los trabajadores representados por la Federación de Aceiteros afirman que el valor de la botella podría casi triplicarse al saltar de 35 a 90 pesos en los próximos días, pero el sector industrial asegura que el alza será del 30% y acotada a algunas presentaciones.
El Gobierno avanza con la liberación del precio de este alimento, luego de años de congelamiento, y se espera que el valor del producto pegue un fuerte salto en las góndolas, después de haber subido un 35% desde inicios de 2016, según la Federación.
Tras acordar con las grandes aceiteras, la Secretaría de Comercio de La Nación eliminará el fideicomiso privado creado en 2008 para financiar el aceite subsidiado que llevaba el producto a un precio accesible a las góndolas.
Ese fondo, que se conforma con el 1,2 por ciento de las exportaciones de aceite de soja, girasol y sus mezclas, finalizará a fin de julio y eso provocará el salto en el valor del producto en el mercado interno.
El vocero de la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara), Andrés Alcaraz, negó que el valor del producto pueda llegar a triplicarse y apuntó que la suba será del 30% e impactará sobre el 20% del mercado de aceites comestibles.

Desmentida.
“Desmiento categóricamente que se vaya a triplicar el precio del aceite”, dijo el vocero del sector empresario en declaraciones radiales, al salir al cruce de las versiones que dejó trascender el gremio de trabajadores del sector.
Tomando al Indec como base de información, Alcaraz dijo que el precio promedio del aceite es de 24 pesos para la botella de 1,5 litros en la actualidad y precisó que desde el 1 de agosto aumentará 30% con lo que va a estar alrededor de 31 pesos.
El 75 por ciento de la distribución del mercado no está controlada y por eso, afirmó Alcaraz, el fideicomiso “se desviaba de su objeto y era destinado a otro lado”, lo que terminaba afectando al sector productor.

Yofra.
El secretario general de la Federación de Aceiteros, Daniel Yofra, afirmó en tanto que de concretarse el incremento, una botella de un litro y medio de aceite mezcla pasaría de los 35 pesos -en las marcas Cocinero o Cada Día- a 90 pesos.
Yofra recordó que había una promesa de la administración de Mauricio Macri de sacar el fideicomiso desde que asumió en diciembre último, lo que en los hechos “implica liberar el precio del aceite”.
El sindicalista destacó que esos subsidios son para congelar los precios y permitir que las empresas más pequeñas pudieran competir con las más grandes, en un mercado que está fuertemente concentrado.
“Eliminar el fideicomiso implica la posibilidad de aumentar en forma indiscriminada el precio del aceite”, dijo Yofra, quien se mostró preocupado por la posibilidad de que el consumo del producto se desplome y eso afecte las fuentes de empleo.
Sostuvo el sindicalista que si el Gobierno hubiese quitado el fideicomiso cuatro o cinco meses atrás, cuando subieron los precios de la carne, la leche o el pan, esto -quizás- hubiera pasado “inadvertido”. (NA)

Cambios de consumo
La presidente de la Cámara Empresarial de Supermercados Chinos, Yolanda Durán, dijo que los consumidores se vuelcan a “segundas marcas” y que sólo compran lo “imprescindible”.
En declaraciones al programa “La mañana de Radio 10” que se emite por Radio 10, Durán sostuvo que los hábitos de consumo están cambiando y que la gente ya no compra una “multiplicidad de productos” sino que se inclina por comprar “sólo para comer”.
En ese sentido, indicó que “las ventas de las primeras marcas cayeron casi un 30%”. Asimismo, aseguró que “el chino” es más barato que el supermercado y que tienen productos de todas las marcas. “Las segundas marcas van tomando mercado. El consumidor las va eligiendo porque son más baratas y la calidad es la misma. Lo vemos en productos como las pastas”, detalló.
Respecto de la posibilidad de pagar con tarjetas de crédito y débito en los comercios chinos, dijo que sí las aceptan pero que “son un tema” ya que cobran el 3% más el mantenimiento de la cuenta bancaria, lo que significa “casi un 10% de costo”.