miércoles, 11 diciembre 2019
Inicio El Pais "El presupuesto es una falacia"

«El presupuesto es una falacia»

ALBERTO FERNANDEZ CONFIRMO SU DESEO DE QUE ARROYO SE OCUPE DE LA CARTERA DE DESARROLLO SOCIAL

El presidente electo Alberto Fernández calificó ayer de «falacia» al proyecto de Presupuesto Nacional para 2020 presentado por el gobierno de Mauricio Macri y advirtió que su equipo «lo está revisando todo y estudiando». Asimismo, admitió la posibilidad de que el diputado Daniel Arroyo sea su ministro de Desarrollo Social y adelantó que su equipo está «determinando qué temas metemos en sesiones extraordinarias» en el Congreso nacional.
Fernández señaló que «tenemos que resolver el tema del Presupuesto, tenemos que revisar todo». «El presupuesto que hicieron es una falacia, habla de otro país, no es el nuestro, es como si dibujara números. Eso lo estamos estudiando, la gente de economía está trabajando en eso», precisó.

Transición.
Por otra parte, pidió «bajar las expectativas con la transición» y manifestó que «hay que hacerla con la mayor tranquilidad posible». «El Gobierno no me ayuda mucho porque toma decisiones y me hace cargo de medidas que toma. Dicen que ya lo arreglaron con Alberto Fernández pero a mí no me dicen nada», dijo tras la polémica generada esta semana por el aumento de los combustibles, luego de que se venciera el plazo de 90 días de congelamiento del precio.
En ese sentido, sostuvo que «aunque estamos con situaciones extremadamente difíciles en materia económica y social, y dentro de todo lo que pasa en América Latina, la transición está en orden. Hay que intentar que no se rompa, que siga todo bien».

Daniel Arroyo.
Fernández también afirmó que Daniel Arroyo «es la persona que más conoce» de desarrollo social en el país y sostuvo que «difícilmente no sea el responsable de esa área» a partir del 10 de diciembre. «Y digo difícilmente porque no se lo ofrecí todavía, tal vez me diga que no», bromeó Fernández y destacó el «compromiso» y los «aportes» que hicieron los referentes sociales, políticos, económicos y sindicales en la primera reunión que mantuvieron ayer en sus nuevas oficinas de Puerto Madero para conformar el Consejo Federal contra el Hambre.
«El encuentro de ayer (por el viernes) fue maravilloso», remarcó el presidente electo sobre la reunión que fue coordinada por Arroyo al rechazar las críticas de algunos sectores que cuestionaron presencias como las del conductor de televisión, Marcelo Tinelli, o la chef Narda Lepes. «Esa es la Argentina miserable. No les pedí que se disfracen de pobres. Todos sabemos de dónde vienen. Les pedí que ayuden a vivir mejor a otros. Hay una Argentina que se resiste a eso y una Argentina miserable que piensa que es un acto político de Alberto Fernández», argumentó.

Cartón mojado.
Asimismo, destacó que el momento «emotivo» de la reunión fue cuando el referente de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban ‘Gringo’ Castro, contó que su mujer escuchó a un niño decir que «había encontrado la manera para saciar su hambre: mojando cartón y comiéndolo». «Hablaron todos los sectores y todos dijeron cosas valiosas. Fue un buen punto de arranque, pusimos blanco sobre negro y tomamos dimensión del problema. Los vi a todos muy comprometidos», afirmó.
Fernández también se refirió a las críticas realizadas por el papa Francisco por el «uso arbitrario» de la prisión preventiva al afirmar que «ha dicho una obviedad para los que enseñamos derecho procesal penal. Ha dicho algo que es el ABC del derecho penal, lo que pasa es que en Argentina muchos se rasgan las vestiduras».

«La ley debería salir»
Alberto Fernández reafirmó ayer su convencimiento a favor de la ley del aborto legal, gratuito y seguro. «La ley debería salir», afirmó el presidente electo al tiempo que contó que pudo conocer a «Belén», la protagonista del libro a cuya presentación fue el jueves en la Facultad de Derecho. La joven tucumana estaba allí y pudo saludarlo en un aparte. «Es difícil de creer, pero pasó».
La joven había llegado a un hospital de la capital tucumana con un fuerte dolor abdominal, que los médicos no pudieron identificar. Allí tuvo el aborto espontáneo y fue a la cárcel. «Me avergüenza lo que pasó, no como presidente, sino como parte de la sociedad», dijo, y especificó que lo conmovió el relato de la salida de Belén de la cárcel, luego de dos años y medio de detención: «Le pidió a las otras mujeres que salían liberadas que se pusieran caretas, para que no la identificaran a ella».
También fue consultado sobre la despenalización del consumo de drogas. «Es más complejo, hay que analizarlo y romper la hipocresía». Estimó que «si legalizás no se puede evitar el consumo, pero conocés el problema y podés prevenir». (Télam)