El primo de Macri se arrepintió y el juez lo dejó libre. Zabaleta, preso

COIMAS DE IECSA Y TECHINT

El ex dueño de la constructora Iecsa y primo del presidente Mauricio Macri, Angelo Calcaterra, declaró ayer ante el juez federal Claudio Bonadio que realizó pagos ilegales al gobierno kirchnerista bajo “presión” del ex secretario Roberto Baratta y se sumó al grupo de empresarios “arrepentidos” que quedaron en libertad.
Calcaterra se presentó voluntariamente en los tribunales federales de Comodoro Py para declarar como “imputado colaborador” en la causa por los cuadernos con detalles del presunto pago de sobornos por la obra pública al gobierno anterior: dijo que efectivamente ordenó desembolsos en negro pero no a modo de “retornos” por las obras concedidas a su empresa sino en medio de “aprietes” de Baratta para financiar las campañas electorales del kirchnerismo en 2013 y 2015.
Tras su testimonio, Calcaterra dejó los Tribunales en libertad, lo mismo que ocurrió con el ex CEO de IECSA Javier Sánchez Caballero, detenido desde el miércoles y este lunes excarcelado también bajo calidad de “arrepentido”.
“Yo le daba la plata a Sánchez Caballero, él pagaba por orden mía”, dijo Calcaterra en su declaración ante Bonadio y, si bien avaló los domicilios anotados en los cuadernos del chofer Oscar Centeno como lugares de pago, sostuvo que los montos eran inferiores a los allí registrados.

Víctima de extorsión.
El tercer empresario que se ajustó a la nueva figura penal para aportar información a cambio de reducción de la pena fue Juan Carlos de Goycoechea, entonces director de Isolux Corsán en el país, quien también fue beneficiado con la excarcelación.
Su abogado, Juan Araoz de Lamadrid, sostuvo que su defendido fue víctima de extorsión y no conformó una asociación ilícita, ya que era presionado con los pagos para que se destrabaran los certificados de obra de la usina de carbón de Río Turbio.
“Creemos que la calificación que le correspondería sería diferente a la de asociación ilícita. Fue víctima de una extorsión por parte de los funcionarios. Si no correspondía a estos reclamos no le liberaban los pagos de las obras con todos los problemas que les traían”, manifestó en declaraciones a radio La Red.
Araoz de Lamadrid señaló además que Goycoechea era funcionario de una empresa multinacional y lo que hizo fue transmitirle la exigencia para que desde España le indicaran dónde tenía que buscar el dinero y entregarlo.
“No eran siempre los mismos montos, pero siempre se relacionaban a un espacio de campaña. Era una extorsión que hacían los funcionarios”, insistió el abogado.

Sigue prófugo.
Durante la jornada, además, declararon en el mismo sentido otros dos empresarios que figuran en los cuadernos del chofer, Alejandro Ivanissevich de Emgasud y Manuel Santos Uribelarrea de MSU, mientras que el juez Bonadio ordenó la detención de un tercero que se negó a dar su testimonio en el Juzgado.
Se trata del empresario Rodolfo Poblete, del Grupo Romero, una de las personas a las que el magistrado le iba a tomar indagatoria hoy en los tribunales de Comodoro Py, pero que aún no tenía pedido de prisión preventiva.
El único prófugo en la causa es Oscar Thomas, quien fuera director del Ente Binacional Yacyretá y uno de los funcionarios de confianza del ex ministro De Vido, y quien mediante su abogado, José Manuel Ubeira, intenta conseguir ahora la exención de prisión. (NA)

El juez Bonadío detuvo a Héctor Zabaleta, de Techint
Héctor Alberto Zabaleta fue detenido ayer por la tarde en la Capital Federal por orden del juez federal Claudio Bonadío, quien tiene a su cargo el caso de las fotocopias de los cuadernos de Oscar Centeno. “Héctor” -como figura en las anotaciones del remisero que trabajaba con el ex funcionario kirchnerista Roberto Baratta- es una suerte de mano derecha de Paolo Rocca, el titular de Techint, la empresa más grande del país.
De hecho, las acciones de Ternium, una de las firmas del grupo, sufrieron ayer una fuerte caída en Wall Street y arrastraron a la baja a la bolsa porteña. Zabaleta está mencionado ocho veces en los cuadernos, por supuestos pagos de coimas realizados desde Techint en el año 2008 al gobierno de Cristina Fernández.
Un año antes, en 2007, cuando salió a la luz el denomoinado Caso Skanska, Zabaleta fue mencionado como el presunto pagador de las coimas denunciadas en el primer caso de corrupción que afectó al kirchnerismo, el cual motivó las renuncias, entre otros, del subsecretario de Obras Públicas de la Nación de entonces, el pampeano Raúl “Tuti” Rodríguez. Aquel caso se vinculaba a la obra del Acueducto del Río Colorado que las firmas Techint y Skanska se encargaron de terminar, asociadas en una Unión Transitoria de Empresas.
La construcción había comenzado en 1998. Supuestamente, Héctor fue el encargado de pagar los sobornos para que la obra quedara en manos de ambas compañías, una vez que el empresario Victorio Américo Gualtieri, adjudicatario original, fuera apartado de la construcción del ducto por decisión del entonces gobernador Rubén Marín.

Pagador.
De acuerdo a lo que Bonadío presume, Zabaleta realizaba las entregas de dinero para coimas al kirchnerismo en el mismo edificio de Techint, en el barrio porteño de Retiro (con ingresos por Della Paolera 297 y Alem 1067).
El domingo, la periodista Emilia Delfino, que durante años investigó el costado oscuro de Techint, le dedicó un párrafo a Zabaleta y su vinculación con el caso Skanska: “Zabaleta ya había aparecido hace once años en la causa Skanska, el primer caso de corrupción de la era kirchnerista. Fue en 2007, en el marco de la investigación contra la constructora sueca, como reveló este diario. El ejecutivo de los Rocca aparece mencionado como el supuesto responsable de ejecutar el pago de coimas a funcionarios de La Pampa para garantizarle a la compañía, entonces socia de Skanska, el contrato del acueducto del Río Colorado. En un audio de 90 minutos, un auditor interno de Skanska dejó probado cómo la constructora administraba el pago de coimas”, explica la crónica publicada en Perfil.

Corizzo.
El auditor era Claudio Corizzo, quien en su momento estuvo en La Pampa para declarar en la causa que la Justicia provincial abrió en forma paralela a la que entonces se instruía en los tribunales porteños.
El auditor se encargó de investigar, por orden de la propia Skanska, si efectivamente los ejecutivos locales habían pagado sobornos. Una de las entrevistas que realizó en el marco de su auditoría fue con el gerente comercial de la firma Javier Azcárate. Las charlas eran grabadas por el auditor: “El secretario de Obras Públicas nos decía: ‘Bueno, yo te voy a mandar a uno de estos que maneja cuatro empresas, dos empresas, no sé, y le pagás a él'”, le relataba Azcárate.
En otro párrafo del extenso audio, Azcárate aludió a las “valijitas”: “La valijita la consolidábamos en Techint o la consolidábamos nosotros o la venían a buscar de La Pampa o se la llevábamos a La Pampa. (…) Es lo mismo dársela a un tipo en un café o dársela a Techint para que se la dé a un tipo en un café. Nos turnábamos para que no nos peguen un tiro”.
La causa que se abrió en La Pampa a partir del audio quedó archivada. Rodríguez siempre negó la existencia de coima alguna. Techint y Skanska se hicieron cargo de completar la obra del acueducto a partir del año 2001.