Inicio El Pais "El pueblo argentino acompañó el paro"

«El pueblo argentino acompañó el paro»

LA CGT RESALTO EL ALTO ACATAMIENTO QUE TUVO LA MEDIDA DE FUERZA

En la sede de Azopardo, la conducción de la central obrera en conferencia de prensa definió como contundente el acatamiento al paro el todo el país y criticó las políticas económicas del gobierno de Macri. El secretario de la CGT, Héctor Daer, señaló que «la sumatoria de los trabajadores más un sector mayoritario del pueblo se sumó a la convocatoria de la CGT para reclamar medidas urgentes contra las medidas económicas que fueron erosionado la actividad económica».
«La mayoría del pueblo argentino acompañó la medida», subrayó Daer -junto a su par Carlos Acuña y otros dirigentes de la central obrera- y destacó la «reacción del movimiento obrero en forma pacífica» en la jornada de ayer.
El dirigente también subrayó que «el acatamiento fue contundente» a la medida de fuerza en todo el país. «El movimiento obrero reitera a las autoridades que tomen acciones inmediatas para frenar esta decadencia social, política y económica», al tiempo que indicó que desde la central obrera «queremos ratificar el rumbo que ha tomado esta confederación», en el sentido «de ir en busca de un camino que resuelva el tema de los mas necesitados, los temas de fondo de nuestro país y que permita de una vez por todas que en la Argentina se pueda vivir dignamente».
Además planteó que la central obrera no puede «afirmar ni descartar» que vaya a realizar una nueva medida de fuerza en los próximos meses, antes de las elecciones.

Acuña.
Por su parte, el secretario Carlos Acuña señaló que «la gente nos está pidiendo alguna acción para mandarle un mensaje al gobierno, que se deje de hacer cortinas de humo». Agregó que nunca «hemos encontrado respuestas (del Gobierno) para mejorar los destinos de los argentinos». También afirmó que el paro de hoy «no es político, no es contra nadie, es un reclamo para que la situación cambie y que nuestro trabajo pueda ser digno».
Además, Acuña repudió las expresiones de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien señaló que «estamos hartos de los paros». Acuña respondió que desde la CGT «queremos repudiar las palabras de la ministra de seguridad».
«No entiende que (el paro) es una herramienta constitucional que tenemos los trabajadores para que nos escuchen», concluyó.

Frente Sindical.
En la sede de Camioneros, los principales dirigentes del Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN) destacaron el alto acatamiento que tiene la medida de fuerza y reclamaron el cambio del modelo económico: «Es la demostración más importante del rechazo de los trabajadores a las políticas que implementa el gobierno», aseguró Hugo Moyano quien advirtió que el gobierno de Macri será derrotado en octubre.
El Frente Sindical realizó su conferencia de prensa para evaluar el impacto de la medida de fuerza y hasta allí llegaron Sergio Palazzo de bancarios, Daniel Catalano de ATE capital, Omar Plani de canillitas, el secretario adjunto de Smata Mario Manrique, Eduardo López de docentes porteños, entre otros. El costado político lo aportó el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez.
«El paro tiene un altísimo acatamiento y eso demuestra la necesidad del trabajador, el desempleo, el jubilado de expresar el mal momento que están viviendo. Acá todos se ven afectado por la política económica y por lo tanto no debe sorprender el alto rechazo que se está expresando», aseguró Moyano rodeado de los dirigentes sindicales.

Balance.
Los movimientos sociales instalaron ollas populares en diversos puntos y cortaron accesos a las ciudades, pero no en todas las ciudades el paro contó con un acto central.
En cuanto a las escuelas, las pocas estatales que abrieron sus puertas en el interior no pudieron dar clases con normalidad debido a la ausencia de alumnos o de docentes.
Los bancos en general no abrieron sus puertas y solo operaron por Internet, mientras que los comercios abrieron sus puertas casi con normalidad, salvo aquellos con muchos empleados en los que se vio resentida la asistencia por falta de transportes. (Pagina12.com / NA)

Bullrich: «Estamos hartos»
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, salió a cuestionar el paro general convocado por la CGT y acompañado por las dos CTA, los movimientos sociales y los partidos de izquierda. «Estamos hartos de los paros, de que cada dos por tres hagan un paro. Es el quinto paro. Cuando hay un gobierno que no es del partido de los sindicalistas, pasa esto», sostuvo Bullrich, quien amenazó con la intervención de la fuerza pública en el caso de los cortes de rutas y accesos a la Capital Federal.
«La Gendarmería y la Policía Federal, según corresponda, va a garantizar que quien quiera trabajar lo haga», prometió la ministra y calificó la jornada como un día «poco democrático». «No se van a permitir aprietes», advirtió.
En su habitual discurso beligerante, la ex ministra de Trabajo de Fernando De la Rúa bregó porque el paro tenga poco acatamiento: «Las autopistas están todas absolutamente liberadas, la gente puede venir a trabajar. Lo que se destaca es que en algunos supermercados y estaciones de servicio hay piquetes de empleados de comercio que no dejan entrar a los trabajadores».
La ministra reveló que «Cambiemos piensa distinto» y lamentó que haya gente «que tiene que adherir por la fuerza» al paro «para no sufrir aprietes». Finalmente, consideró «muy poco democráticos estos paros con piquetes» y dijo que se va a garantizar desde su cartera el acceso a través de «todas las arterias que dependen del gobierno nacional, como el Puente Pueyrredón» y que «no se descarta la intervención de las fuerzas federales».

Represión en Puente Pueyrredón
La Prefectura reprimió a quienes se concentraron a protestar en el Puente Pueyrredón en el marco de la jornada de paro nacional convocada por la CGT. Los efectivos de esa fuerza de seguridad arrojaron gas pimienta y dispararon balas de goma cuando los manifestantes mostraron intención de avanzar hacia la Capital Federal. La represión dejó algunos heridos.
Agrupaciones de izquierda y trabajadores de distintas empresas en crisis realizan desde cortes de tránsito en distintos puntos de acceso a la Ciudad de Buenos Aires. Las protestas se desarrollan bajo un fuerte operativo de seguridad.
El piquete en Puente Pueyrredón estuvo marcado por la tensión desde un primer momento. Allí los manifestantes pertenecientes a partidos de izquierda cortaron el tránsito en la subida de la avenida Mitre en la mano hacia la Capital Federal.
La Prefectura montó una fuerte custodia para bloquear el acceso de los manifestantes al puente e instaló una valla que fue utilizada durante la cumbre del G20 para impedir que avancen.
Alrededor de las 9.30 los manifestantes hicieron algunos movimientos y la Prefectura respondió con balas de goma y gas pimienta. Hubo heridos por los disparos.
Las fuerzas de seguridad también montaron fuertes operativos en los otros lugares de protestas. Así, los manifestantes convocados en el Acceso Oeste y la calle Vergara y en la Panamericana a la altura de la ruta 197 se mantuvieron sobre las colectoras de mano hacia la Capital Federal. El tránsito estaba liberado en la calzada principal de ambas autopistas.
También hubo un corte total en el acceso hacia la ciudad del Puente La Noria. Quienes manifestaban en ese lugar eran trabajadores de empresas de colectivos de la zona que están paralizadas desde hace meses. (Pagina12.com)