“El reclamo no es claro”

ESTEBAN BULLRICH Y LAS TOMAS DE COLEGIOS PORTEÑOS

El ex ministro de Educación y candidato a senador por Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, Esteban Bullrich, se manifestó ayer en contra de las tomas que llevan adelantes los estudiantes de la ciudad de Buenos Aires en protesta por la reforma educativa que incluye “prácticas profesionalizantes”.
En declaraciones a FM Millenium afirmó: “Uno escucha (a los estudiantes) y no es claro cuál es el reclamo”. “Los estudiantes no serán mano de obra barata” en las prácticas profesionalizantes incorporadas en el proyecto Secundaria del Futuro”, sostuvo Bullrich.
“No tengo claro qué es lo que rechazan los estudiantes, porque uno escucha y no es claro cuál es el reclamo, pero no van a ser mano de obra barata porque no se busca reemplazar un empleado preparado, sino que vean qué hacen otros empleados para comprender mejor el mundo del trabajo, nada más”, declaró a FM Milenium.
El ex ministro de Educación, a contramano del accionar de los alumnos agregó: “Podemos escuchar a los estudiantes y sus aportes y de hecho lo hacemos, porque si le preguntamos a los jóvenes, en su mayoría prefieren este tipo de experiencias y esa es una de las razones por las que eligen las escuelas que son muy demandadas”.

Reforma educativa.
El Ministerio de Educación de la Ciudad quiere imponer en tres meses un cambio radical en las secundarias que dice debate hace un año y medio. Sin embargo, tanto docentes como estudiantes cuestionan nunca haber sido consultados.
Luego de una reunión de tres horas con delegados de las secundarias el miércoles, la titular de la cartera, Soledad Acuña, resolvió difundir todos los detalles de la “Escuela del Futuro” a través de la página web del ministerio para que pueda ser discutida en distintas mesas por región escolar.
En el documento se establece la eliminación del quinto año de la secundaria como se lo conoce y que la mitad de la cursada esté destinada a pasantías gratuitas obligatorias. El otro semestre será asistido por “facilitadores”, que reemplazarán a los docentes y que poseen una instrucción menor. Serán meros orientadores “del estudiante en su proceso de aprendizaje”, de acuerdo al escrito de sólo 19 páginas.
Además, plantea la desaparición de las calificaciones, que darán lugar a un sistema de créditos que los alumnos deberán sumar para terminar el año (como en las universidades privadas). Este puntaje, sin embargo, será asignado por “los profesores y el equipo tutorial”, compuesto por representantes de las compañías.

Profesores.
Tanto los profesores como los directivos de los colegios recibieron recién el último jueves los lineamientos que deberán aplicar en 17 instituciones porteñas desde el próximo ciclo lectivo. Sin embargo, algunos aclararon que no posee las precisiones que debería contemplar un cambio de currícula.
Los delegados de los colegios aclararon que no llegaron a ningún acuerdo y que recién a partir de las 30 tomas de escuelas por cuatro semanas que el ministerio accedió a dialogar con ellos. (NA)