El gobierno aplicará la Ley Antiterrorista

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer que el Gobierno denunciará a la imprenta Donnelley “por alteración al orden económico y financiero”, en el marco de aplicación de la Ley Antiterrorista.
La mandataria reveló que el anuncio de quiebra realizado por la imprenta buscó “crear el temor” en la población y señaló que Paul Singer, titular del fondo buitre NML, había transferido parte de sus acciones al fondo de inversión BlackRock, que tiene participación accionaria en la empresa gráfica.
Cristina diferenció la situación de Donnelley de la empresa Lear, que, indicó, se encuentra en el marco de un conflicto sindical.
Remarcó al respecto que la gráfica buscó “crear temor en la población” respecto a la pérdida de fuentes de trabajo y que la quiebra presentada “es fraudulenta” lo que motiva la aplicación de la denuncia penal.

Ley Antiterrorista.
Durante su discurso en la Casa Rosada, la jefa de Estado se refirió a la Ley Antiterrorista y a las críticas que recibió, y afirmó que “este gobierno jamás impulsará ninguna ley para perseguir a los trabajadores, al pueblo o a la sociedad. Son leyes para proteger a los argentinos”.

Aurelius.
Cristina también se refirió a las declaraciones del titular del fondo buitre Aurelius, Mark Brodsky, quien dio por cerrada las negociaciones con bancos privados al tiempo que advirtió que “lo peor está por venir” para la Argentina.
Al respecto, enfatizó que “los fondos buitre no quieren arreglar, no solamente por avaricia, sino por una decisión política y geopolítica. Quieren volver a endeudar a la Argentina y que se caiga toda la reestructuración de la deuda”
Dijo que el fondo Aurelius y el que maneja Singer, juegan “al policía malo y al policía bueno, pero todos son malos y están desquiciando el sistema económico financiero mundial”.
“En Europa ya legislaron sobre esto, falta que lo haga Estados Unidos, donde estos fondos están asentados y operan con el apoyo del juez (Thomas) Griesa”, agregó.
Cristina señaló que “están amenazando a un país” y explicó la relación de Singer con la empresa gráfica y el fondo BlackRock.

Acciones.
Sostuvo que Singer poseía el 7 por ciento de las acciones de Donnelley, empresa que tiene un 60 por ciento de acciones de los fondos, y que se las transfirió a BlackRock.
También informó que la empresa no presenta problemas económicos y que, curiosamente, el viernes 8 de agosto presentó un pedido de quiebra en el juzgado comercial 19, secretaría 37, a cargo del juez Gerardo Sandiglia, y que el auto de quiebra salió el lunes 11.
“Una quiebra express”, afirmó Cristina.

SEC.
Por este motivo, la Presidenta adelantó que el gobierno también hará una presentación internacional ante la SEC, porque la empresa tendrá que explicar a sus accionistas por qué motivo presentaron quiebra teniendo una situación contable normal.
Luego de su discurso, la jefa de Estado dirigió sendos discursos ante la militancia en los patios de la Casa de Gobierno.
“Ningún compatriota puede hacerse el distraído”, dijo y aclaró que “la historia lo que no perdona son la traiciones, puede perdonar las equivocaciones, pero no las traiciones”.

Consumidores.
La presidenta defendió también los proyectos de ley de la Competencia y de Defensa de los consumidores, que se analizan en el Congreso Nacional, y sostuvo que se trata de temas que “deben tener protección” legal por parte del Estado.
Además aclaró que el Gobierno “no quiere fundir a ningún empresario”, y enfatizó: “lo que no queremos es que nos fundan a los argentinos, a los usuarios y consumidores”.
La Presidenta remarcó que esas iniciativas “no son elaboradas por un bando, como dicen
algunos empresarios, sino que son proyectos de ley, y las Cámaras empresarias y las asociaciones de consumidores van a poder ir a las comisiones del Congreso para discutirlos y para proponer lo que quieran”. (Télam)