El gobierno estudia modo de mantener las ventas

La ministra de Industria, Débora Giorgi, adelantó ayer a los empresarios del sector automotriz la posibilidad de que el Gobierno Nacional establezca nuevas políticas activas para impulsar ese sector, a cambio de que las compañías mantengan los niveles de venta de las unidades y el equilibrio de la balanza comercial.
El anuncio lo formuló la cartera de Industria a través de un comunicado, luego de que Giorgi recibiera en su despacho a nueve representantes de la industria automotriz, la cual viene registrando suspensiones en sus planteles de trabajadores ante la merma de ventas, y caída de la producción.
Según el INDEC, la producción automotriz cayó 25% durante marzo en relación a igual mes del año pasado, y acumuló una pérdida del 14,5% en el primer trimestre, por la falta de ventas tanto en el mercado local, como en Brasil, el principal mercado exportador.
Durante los encuentros, también se revisó el comercio bilateral con Brasil, y Giorgi instó a las terminales a recuperar la participación histórica en vehículos y autopartes argentinas en el vecino país para equilibrar el intercambio sectorial.
El Gobierno busca equilibrar la balanza comercial bilateral, que fue favorable a Brasil el año pasado en 3.100 millones de dólares, debido, entre otras cosas, a que ese país tiene un superávit en el intercambio de autopartes de 2.700 millones, si bien Argentina tuvo una ganancia de 380 millones por la venta de autos terminados.

Suspensiones.
En este marco, la alemana Volkswagen suspendió a un millar de trabajadores de sus plantas en Córdoba, mientras que la firma MWM International paralizó la producción de motores anteayer y repetirá la medida el lunes en su planta de la ciudad de Jesús María.
La fábrica, que provee motores diésel y autopartes a las terminales de Peugeot, Ford y a Pauny, productora de tractores y máquinas agrícolas, anticipó al gremio que las suspensiones se prolongarán hasta fin de año. (Télam)