El Gobierno lanzará el nuevo IPC

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, advirtió ayer que la moción de censura dispuesta por el FMI contra Argentina es una sanción contra el país por no hacer lo que el organismo quiere, y adelantó que para el cuarto trimestre del corriente año está previsto que entre en vigencia el nuevo IPC-Nacional, que reemplazará al actual Indice de Precios.
“Estamos previendo poner en vigencia para fines de este año, en el último cuatrimestre, un nuevo índice que reemplazará al IPC-GBA, que es el que supuestamente tiene tantos problemas para el FMI”, dijo Lorenzino en diálogo con el canal de noticia C5N.
“Ya hay un proceso en marcha y el Fondo está enterado de eso. Creemos que entrará en vigencia en el último cuatrimestre de 2013”, subrayó el ministro.
En línea con el comunicado distribuido a en las últimas horas del viernes por la cartera que conduce, Lorenzino dijo “el ánimo que está detrás del informe tiene que ver con sancionar a quien no hace las cosas como el FMI quiere”.
“El objetivo es decir que los que hacen las cosas de modo distinto no son un buen ejemplo”, agregó el ministro.
Lorenzino recordó que “en los 90 Argentina era presentada como un modelo para el mundo” por parte del organismo y que desde 2005, “cuando el país buscó un modelo propio de
desarrollo inclusivo, se convirtió en un mal ejemplo”.

Plazo.
El viernes, el Directorio Ejecutivo del FMI sostuvo que los progresos de las medidas correctivas implementadas por Argentina en cuanto a las estadísticas nacionales, “no fueron suficientes” y extendió hasta el 29 de septiembre el plazo para presentar los requerimientos planteados.
En consecuencia, decidió continuar con los procedimientos formales y emitir una “declaración de censura” contra Argentina ante la determinación de que hubo un “no cumplimiento de las reglas” según el artículo IV de los estatutos del Fondo.

Contraproducente.
Uno de los participantes de la reunión de directorio, el representante de Brasil ante el FMI, Paulo Nogueira Batista, calificó de “contraproducente” a la moción de censura votada contra Argentina, debido a que existe un diálogo en curso entre el país y el organismo multilateral para la elaboración de un nuevo indicador de precios nacional.
En un contacto telefónico concedido desde Washington a Télam, el brasileño consideró que la votación del directorio “no ayuda al diálogo que comenzó entre la Argentina y el Fondo” acerca del trabajo conjunto para la elaboración del nuevo indicador.
“La discusión del FMI giró sobre un índice que no sería de referencia en el futuro”, dijo respecto al actual IPC-GBA, que fue el que tomó el FMI para elaborar la moción de censura dispuesta por el Directorio durante la víspera.

Trato desigual.
En la noche del viernes, el Ministerio de Economía emitió un comunicado con el título “El Fondo Monetario Internacional una vez más contra la Argentina”, en el que sostuvo que la decisión es “un claro ejemplo de trato desigual y de doble estándar de este organismo en su relación con ciertos países miembros”.
También señaló que el Gobierno argentino pidió la concreción de “una reunión extraordinaria de la Junta de Gobernadores del FMI, que examine la política del organismo hacia nuestro país y su actuación en el origen de la crisis económica y financiera mundial” y confirmó que “en el último cuatrimestre del corriente año” comenzará e reemplazar al Indice de Precios actual por el IPC-Nacional que se encuentra en proceso de elaboración.

El “enojo” del FMI.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó ayer que la Argentina “construyó un mercado interno con inclusión social y políticas contracíclicas” y pagó en 2005 toda su deuda con el FMI, y aseguró que esa “parece ser la verdadera causa del enojo” del organismo financiero internacional con nuestro país.
Cristina recordó que la Argentina “le pagó al FMI y reestructuró dos veces en 2005 y 2010, su deuda defaulteada, con 93% de acuerdo de acreedores”, con lo que eliminó “el negocio permanente de bancos, intermediarios, comisionistas, etc, que acabó en el default del 2001”, y también la “lógica del endeudamiento eterno”.
La Presidenta lo expresó ayer a través de su cuenta en la red social Twitter, en la que rechazó la decisión adoptada el viernes por el FMI, que decidió una moción de censura contra Argentina por los índices de estadísticas, pese a conocer que el país prepara para fines de este año un nuevo IPC-Nacional.
Cristina comenzó sus tuits recordando el discurso del ex presidente Néstor Kirchner el día que pagó, a fines de 2005, la deuda total de cerca de 10.000 millones de dólares que tenía la Argentina con el FMI. (Télam)