El JP Morgan se sumó al Citibank

El juez federal de Nueva York Thomas Griesa autorizó ayer a la banca JP Morgan a realizar el pago de intereses de títulos de deuda de la Argentina que alcanza a los denominados en dólares y bajo ley nacional.
El magistrado dio a conocer su decisión referida al pago del vencimiento de los intereses que vencieron el 30 de septiembre último.
En su resolución, adoptada el miércoles, sostuvo que el JP Morgan está autorizado a efectuar “el pago de intereses del 30 de septiembre respecto de los bonos denominados en dólares”, mediante la transferencia de los fondos recibidos, y aclaró que esa habilitación aplica “sólo” a ese pago.
La decisión del juez norteamericano equipara al JP Morgan con el Citibank, que la semana pasada recibió la autorización para pagar bonos argentinos denominados en dólares y bajo ley nacional, que contaban con la misma fecha de vencimiento.
Griesa decidió otorgar a la entidad bancaria un “stay” (o medida cautelar) permitiéndole cancelar intereses -por única vez- por 5 millones de dólares.

Intereses.
El JP Morgan podrá pagar así los intereses correspondientes a tenedores de títulos que alcanza a los emitidos bajo legislación argentina.
Si la decisión del juez se repitiera en cada vencimiento, el alcance del default alcanzaría solamente a los títulos bajo legislación de Nueva York.
Sobre el total de 191 millones de dólares que deben pagarse a los bonistas que ingresaron a los dos canjes, 66 millones de dólares fueron emitidos con legislación de Nueva York en los canjes del 2005 y 2010.

Bloqueado.
Estos son los títulos cuyo pago permanece bloqueado por la decisión del juez Griesa, la cual exige que al mismo tiempo se pague la deuda con los fondos buitre.
Hay otros títulos por 15 millones de dólares, pero regidos por la ley argentina, hay 15 millones de dólares.
Menos de la mitad de esos vencimientos serán cursados por el Citibank, que el viernes pasado recibió una autorización del juez “por segunda única vez” para transferir los fondos a su cargo.
En tanto, hay 101 millones de dólares en bonos con ley inglesa que se pagan en euros.
Si Euroclear, el agente de pago en Europa canaliza los fondos a los acreedores, el bloqueo de Griesa se vería reducido a los bonos con legislación norteamericana.

Orden aclaratoria.
Griesa emitió ayer una orden aclaratoria en la que sostuvo que Argentina permanecerá en la situación de desacato impuesta por su corte, hasta que “confirme” al Bank of New York (BoNY) como fiduciario y “termine” con Nación Fideicomisos.
En el documento de ocho páginas, Griesa declaró que Argentina se encuentra en situación de “desacato” por lo que consideró la “violación” de “una o más” de las órdenes emitidas por la justicia estadounidense, en lo que hace al litigio con los fondos buitre.
El magistrado, que el pasado lunes accedió al pedido de desacato solicitado por los fondos buitre, sostuvo que Argentina “permanecerá” bajo esa figura “hasta el momento en el que cumpla” con dos condiciones.
Por un lado, “reafirme y confirme al Bank of New York Mellon como agente fiduciario de los bonos que se rigen por el fideicomiso, con fecha de 2 de junio de 2005, entre la República Argentina, como emisor, y el Bank of New York, en calidad de fiduciario”.A su vez, Argentina deberá “terminar con Nación Fideicomisos S.A. o cualquier otra persona o entidad que haya sido nombrado o supuestamente designado como fideicomisario para los bonos”, agregó el documento.

Joseph Stiglitz.
El premio Nobel de economía Joseph Stiglitz y el investigador argentino Martin Guzmán aseguraron que Argentina es “la última víctima en la larga batalla legal de los buitres para cambiar las reglas de juego” y analizaron, en ese sentido, la llamada “doctrina Champerty” que prohíbe la compra de deuda con la intención de presentar luego una demanda.
En una nota titulada “El corte del pico de los buitre” y publicada ayer en el sitio especializado “Project Syndicate”, el reconocido profesor de economía de la Universidad de Columbia y el investigador argentino en dicha institución, realizaron un análisis sobre la recomendaciones hechas por la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA) sobre los nuevos términos para los bonos de gobiernos.
Por un lado, señalaron que si bien “la propuesta de ICMA deja sin resolver los cientos de miles de millones de bonos escritos bajo los términos viejos, el nuevo marco dice, de hecho, que la interpretación (del juez neoyorquino Thomas) Griesa” sobre la cláusula pari passu (de tratamiento igualitario), “estaba mal y reconoce que dejarla en su lugar haría las reestructuraciones imposibles”. (Télam)