El radicalismo busca superar la crisis

DIRIGENTES SE REUNEN EN CUMBRE PARA DIRIMIR DIFERENCIAS EN TORNO A POLITICAS DE ALIANZAS

El radicalismo buscará superar la grave crisis que atraviesa el partido en una cumbre que reunirá mañana, en San Fernando, a unos 70 dirigentes de todo el país, convocada por los titulares del Comité Nacional, Ernesto Sanz, y de la Convención Nacional, Lilia Puig de Stubrin.
En el encuentro, que se desarrollara pasado el mediodía en María San Fernando (Libertador 3500) los radicales intentarán dirimir las diferencias internas en torno a la política de alianzas que deberá tener el partido de cara al 2015, luego de que el líder del PRO y precandidato presidencial, Mauricio Macri, aceptara competir junto al Frente Amplio Unen (FAU) en las PASO del año próximo.

Tres posturas.
En lo que promete ser un escenario de “catarsis” se plantearan las tres posturas que dejó al partido al borde de una ruptura.
Por un lado la posición de Julio Cobos y Ricardo Alfonsín, decididos a que la UCR permanezca en un FAU con un perfil socialdemócrata; por el otro, Ernesto Sanz -quien en tándem con Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI)- impulsa un acuerdo nacional con el macrismo y en tercer lugar la intención de dirigentes de peso, como Gerardo Morales (Jujuy) y José Cano (Tucumán), de sellar una alianza con el Frente Renovador (FR), de Sergio Massa.

Macri.
La cumbre en San Fernando se produce en medio del cimbronazo que provocaron en el FAU y en un sector de la propia UCR las declaraciones de Macri quien días atrás admitiera en su cuenta de Facebook que “las PASO pueden ser la herramienta” para confluir con el frente panradical “sin necesidad de que cada uno deje de ser quien es”.
El puntapié inicial lo había dado el propio Sanz, quien luego de meses de esquivar una definición concreta, reconoció: “Me gustaría ir a una interna con Macri dentro de un mismo espacio”, lo que hizo que las fuerzas socias en el frente (a excepción de la CC-ARI) salieran a exigirle a la UCR una resolución orgánica sobre su estrategia con vistas a los comicios del año próximo.
“Si la intención de Sanz es dar libertad de acción para que cada uno vaya con quien quiera nosotros no lo vamos a aceptar, porque eso sería condenar al partido a su destrucción”, señaló a Télam uno de los operadores de Cobos y agregó que el ex gobernador de Mendoza prepara una “fuerte ofensiva” contra su adversario interno en la competencia por la candidatura presidencial.

Convención Nacional.
El cobismo y sus aliados alfonsinistas volverán a reclamar que sea la Convención Nacional, como “único órgano institucional con facultad de hacerlo”, la que decida la estrategia de alianzas del partido y exigirán formalmente a Sanz que “pida licencia” en la conducción de la UCR.
“Ernesto cometió un error gravísimo al confundir sus intereses como precandidato presidencial y los del partido, al que perjudicó seriamente con su intención de ir con Macri”, argumentaron.
En los últimos días fueron varios los dirigentes que salieron a cuestionar las declaraciones del titular del Comité Nacional.
Alfonsín -aliado al ex vicepresidente- alertó sobre el “duro golpe” que la postura del senador nacional y aspirante a la Casa Rosada ocasionan al FAU y las “graves consecuencias” que tiene para la UCR.

Morales y Cano.
La postura de Sanz de confluir con Macri tampoco es acompañada por algunos de sus aliados, como los candidatos a gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y José Cano (Tucumán) , quienes ven con buenos ojos una acuerdo nacional con el ex intendente de Tigre Sergio Massa. (Télam)