El Senado aprobó 6 proyectos

DEBATIERON LEYES DE IMPLEMENTACION DEL NUEVO CODIGO PENAL

La Cámara de Senadores aprobó anoche los seis proyectos de Ley que servirán para la implementación del nuevo Código Procesal Penal, luego de que sea aprobado por la Cámara de Diputados, a partir del 1 de marzo del año próximo.
Todas las normas fueron respaldadas por amplia mayoría, aunque la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal, la Organización de la Justicia Federal y el régimen de Subrogancias fueron las que más rechazos obtuvieron.
La Ley de Implementación del Código Procesal Penal y la del Ministerio Público de la Defensa fueron aprobadas por 45 votos a 11; mientras que una iniciativa para incorporar “diversas causales de suspensión del juicio a prueba” en el Código Penal recibió 48 votos contra 8.
En cambio, la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal, la Organización de la Justicia Federal y el Régimen de Subrogancias fueron aprobadas por 37 votos contra 19.
Durante las tres semanas en las que se debatieron, los proyectos sufrieron algunas modificaciones, entre las que figuran varios cambios a la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal de los cuales se destaca la creación de una Procuraduría Especial para la investigación de la apropiación de niños nacidos en cautiverio durante la última dictadura militar.
Asimismo, se agregó la facultad de la Procuraduría de realizar investigaciones genéricas ante delitos que no tengan imputados señalados.
También se cambió la Ley Orgánica del Poder Judicial, con la intención de que ese proyecto entre en vigencia en la totalidad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y no por distritos porteños, como decía la iniciativa originalmente.
Asimismo, la Ley de Implementación del Código Procesal Penal elimina la creación de la Comisión de Implementación del Código y le otorga esa facultad a la actual Bicameral de Implementación y Monitoreo del Código que tendrá un organismo asesor que estará integrado por funcionarios judiciales y técnicos en materia de justicia.

Conjueces.
Asimismo, el nuevo régimen de subrogancia establece que solo el Consejo de la Magistratura puede designar a jueces subrogantes de entre la lista de conjueces que exista en cada jurisdicción.
Esa lista se conforma por abogados de la matrícula federal y por todos los secretarios de Cámaras Federales.
De no haber lista de conjueces, el Consejo de la Magistratura podrá “excepcionalmente” y por un plazo de hasta 90 días a subrogantes que no formen parte de la lista de conjueces.
Además, los senadores retrasaron la entrada en vigencia del Código al 1 de marzo, desde el 1 de septiembre que era la fecha acordada originalmente.

Cargos.
Asimismo, se eliminó la categoría de “relator” dentro de las Fiscalías Nacionales de Primera Instancia y se estableció que los demás cargos serán creados por la carrera judicial, el escalafón y el examen.
“Esta era una demanda importante de muchos sectores. De esa manera, se va a transparentar cómo va a ser acceso del personal y que estas designaciones no dependan de su titular, sino que quedaban incorporadas a escalafón judicial”, mencionó el presidente de la Comisión Bicameral de la Implementación y Seguimiento del nuevo Código, el oficialista salteño Rodolfo Urtubey. (Télam)

Repudian amenazas
El Senado aprobó un proyecto de ley de repudio a las amenazas de muerte sufridas por el juez Carlos Rozanski, presidente del tribunal oral en lo criminal federal número uno de La Plata, que condenó a 15 represores por crímenes de lesa humanidad .
La iniciativa presentada por los senadores del Frente para la Victoria (FPV) Juan Manuel Abal Medina y Sigrid Kunath fue avalada por el pleno del Senado.
El juez Rozanski había denunciado a principios de mes que desde “los primeros días de enero y en coincidencia con la lectura de los fundamentos (de la condena a 15 represores)”, comenzaron a “recibir amenazas de muerte”.
El magistrado calificó lo sucedido como “una campaña dirigida a desestabilizar el proceso de juicios por delitos de lesa humanidad que se lleva adelante en el país”.
Puntualizó que comenzaron con llamados telefónicos, mensajes de voz en los celulares, correos electrónicos y cartas que evidencian “una avanzada estructura logística con información sobre el entorno social y familiar de cada uno de los destinatarios”.