“Ella defendió lo que cree”

DESPIDIERON LOS RESTOS DE MARIA JULIA ALSOGARAY

Familiares y amigos de María Julia Alsogaray despidieron ayer los restos de la ex funcionaria, en tanto que su hijo Alvaro Erize sostuvo que la dirigente menemista fue “perseguida”.
La ex secretaria de Medio Ambiente fue velada en el barrio porteño de Palermo y luego su cuerpo fue trasladado al cementerio de Recoleta y depositado en la bóveda familiar.
“Ella defendió lo que cree. En los últimos doce años se probaron muchas falsedades que se dijeron. Creo que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Ella vivió en su ley, luchando hasta el final”, afirmó Erize ante la prensa.
Durante el velatorio, explicó además que la familia sabía que su madre “tenía una enfermedad”, pero dijo que “todo fue más rápido de lo esperado”.
“Mi hermano y yo vinimos de afuera y estuvimos los últimos tiempos junto a ella, así que, dentro de todo, estamos contentos de haber podido acompañarla”, explicó.
María Julia Alsogaray fue despedida por un grupo reducido de familiares y allegados en las Salas Velatorias Malabia, de la Capital Federal.
De esta ceremonia no participaron figuras políticas, aunque luego, pasado el mediodía, su cuerpo fue llevado al cementerio de Recoleta y allí sí estuvo el ex gobernador correntino José Antonio Romero Feris.
La ex funcionaria fue enterrada en la bóveda familiar junto a su padre, el ex ministro de Economía Álvaro Alsogaray, quien ejerció ese cargo durante las presidencias de Arturo Frondizi y de José María Guido.
La ex secretaria de Medio Ambiente menemista murió el domingo a los 74 años en su casa, afectada por graves problemas de salud en el páncreas y la zona intestinal.

Condenas.
La ex funcionaria había sido condenada en 2013 a cuatro años de prisión por el delito de defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de la Administración Pública.
Esa condena fue dictada por contratos firmados durante el Gobierno del ex presidente Carlos Saúl Menem y vinculados con la privatización de la ex empresa nacional de telecomunicaciones “Entel”.
A Alsogaray se la investigaba por el presunto pago ilegítimo de una deuda de más de 30 millones de dólares que era reclamada por la empresa Meller S.A. a raíz del contrato que la unía con la compañía estatal para la publicación anual de las guías telefónicas. (NA)