Empleo registrado creció apenas 0,8%

ECOLATINA: LAS MODALIDADES DE TRABAJO "MAS PRECARIAS" AUMENTAN A MAYOR RITMO

El empleo registrado creció un 0,8% desde noviembre de 2015 a abril último, aseguró ayer un informe privado, el cual señaló que las modalidades de empleo “más precarias” crecen a un mayor ritmo con relación al de asalariados formales.
Un estudio elaborado por la consultora Ecolatina subrayó que el avance del empleo formal “estuvo explicada por los monotributistas y asalariados del sector público”. “Empleados de casas particulares, monotributistas y monotributistas sociales constituyen un heterogéneo grupo de trabajadores que alcanzaron tasas de crecimiento de entre 4% y 10% durante la gestión actual”, puntualizó el sondeo.
En ese sentido, argumentó que “la cantidad de puestos bajo estas modalidades de empleo, más precarias que la de los asalariados, aumentó en 115 mil en el período bajo análisis”.
“Es decir que en lo que va de gestión de Mauricio Macri, 95.000 trabajadores se sumaron al mercado formal”, afirmó y puntualizó que “detrás de este magro crecimiento se esconde un cambio en la composición que no es menor, en tanto se observa una evolución diferenciada del empleo de acuerdo al tipo de contratación”.
El trabajo evaluó que “desde noviembre de 2015 a abril de 2017, el empleo registrado creció, en términos desestacionalizados, 0,8%”.
Insistió en que, los datos arrojaron que “las modalidades de empleo más precarias, tal como la de los monotributistas, están creciendo a un mayor ritmo que la de los asalariados formales”.
“Si bien este tipo de categorías que mostraron un importante dinamismo implican mejores condiciones de cobertura social que el propio trabajo informal, la contratación en relación de dependencia asegura una mayor estabilidad para los empleados”, aclaró.

Mujeres.
La mujeres en condición de pobreza “sufren el doble” la inactividad laboral, evaluó un informe privado, el cual destacó que “más importante que el asistencialismo son las políticas acompañantes”.
Un estudio realizado por el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) consideró que “el progreso social y la equidad de género requieren que las mujeres pobres salgan de la ‘trampa de inactividad'”.
En el total de mujeres del grupo analizado, la tasa de inactividad laboral pasó de 30% a 31%, puntualizó el sondeo, el cual subrayó que entre las mujeres de hogares que no reciben subsidios asistenciales la tasa de inactividad laboral “se mantuvo estable en 28%”.
“Entre las mujeres de hogares que sí reciben subsidios asistenciales la tasa de inactividad laboral se redujo de 52% a 50%”, apuntó y sostuvo que las “mujeres pobres sufren el doble de la inactividad laboral”.
Evaluó que “la persistencia de la alta incidencia en la inactividad laboral de las mujeres pobres tiene asociado importantes inequidades” y aseguró: “Más importante que el asistencialismo son las políticas acompañantes”.
Señaló que, “se perpetúa la inequidad de género ya que se convalida la tendencia cultural a recluir a las mujeres pobres al rol doméstico”.

Capacitaciones.
Nueve de cada 10 trabajadores en la Argentina considera necesaria capacitarse en forma continua para evitar perder el empleo o para aumentar sus posibilidades de avanzar en su carrera, según el estudio que realizó en el país la consultora en recursos humanos Randstad.
Consultados sobre la relación entre la formación profesional y el nivel de empleabilidad, 9 de cada 10 argentinos considera necesario seguir formándose, aun teniendo trabajo, para conservar o aumentar la empleabilidad, según los datos del informe que refleja los resultados del segundo trimestre de este año
A su vez, 93% de ellos indicó que estaría dispuesto a ser capacitado nuevamente para evitar quedarse sin trabajo, resultados que están “en línea” con los del informe global. (Télam y NA)