Encontraron a una nena muerta

Una niña de tres años fue encontrada ayer muerta, desnuda y con un cable alrededor de su cuello en un predio abandonado del partido bonaerense de Almirante Brown, y se investiga si fue ahorcada y abusada sexualmente, informaron fuentes policiales.
A raíz del hecho, los vecinos de la zona derrumbaron una pared perimetral del terreno donde hallaron el cadáver y luego apedrearon la casa del dueño del mismo ya que consideran que ese lugar es inseguro, por lo que la policía debió intervenir para intentar controlar los incidentes. Ayer por la noche, un grupo de jóvenes de la zona también apedreó también a los efectivos de la Guardia de Infantería que dispararon al aire munición de salva -que sólo provocan estruendo- para dispersarlos y algunos de los agentes sufrieron lesiones por el ataque.
El caso se inició ayer por la tarde, cerca de las 15.30, en un predio abandonado ubicado en calles Chubut y Rosales, del barrio San José de Temperley, en el partido de Almirante Brown, en el sur del conurbano, donde unos chicos hallaron el cuerpo de una nena. “Estaban jugando a la pelota y vieron el cuerpito, por lo que fueron a llamar a la policía. Cuando nosotros llegamos estaba la nena tirada, con el cuerpito desnudo y una soga en el cuello”, contó a la prensa una vecina del barrio. Fuentes policiales informaron que cuando los efectivos de la comisaría tercera de Almirante Brown arribaron al predio corroboraron que se trataba de una niña de 3 años muerta, desnuda y con un cable alrededor de su cuello. En otro sector alejado de donde estaba el cadáver, los policías y los vecinos encontraron las prendas de vestir y otros
objetos de la niña. “Estaba el chupete, la mamadera y hasta los pañales”, dijo la vecina, quien cree que el cuerpo fue abandonado de forma tal para que “se viera”.
En tanto, mientras los padres de la nena y otros vecinos declaraban ante la policía, un grupo de vecinos se trasladó unas cuadras hasta la calle Santa Fe, donde apedrearon la casa del que
ellos sindican como el dueño del predio. A raíz de los incidentes, personal de Infantería montó un cordón humano para evitar que los manifestantes ingresaran a la vivienda y que hasta esta noche permanecían allí. (Télam)