Encuentran cadáver en un placard

La familia de Nicolás Silva, el “arbolito” que desapareció hace más de un mes en el microcentro porteño, reconoció ayer el cuerpo encontrado dentro de una valija, escondida en un placard, en el interior de una vivienda del barrio porteño de Monserrat.
Los familiares se presentaron en la Morgue Judicial y lograron reconocer el cuerpo del joven de 29 años, pese a que se encontraba en avanzado estado de descomposición.
“Es Nicolás”, le dijo a la prensa uno de los familiares a los periodistas, aunque se rehusaron a hacer declaraciones.
Más temprano, Maximiliano Silva, hermano de Nicolás, había adelantado que la ropa que tenía puesta el cuerpo hallado coincidía “en un cien por ciento” con la que llevaba el joven desaparecido el pasado 4 de octubre.
Maximiliano señaló, en declaraciones al canal TN, que “si Nicolás se había dirigido a ese lugar es porque conocía a esa gente”.
También especuló con que se haya dirigido a “comprar dólares para la financiera y pudieron haberle querido dar billetes truchos”.
Por el caso, dos personas permanecía detenidas y una tercera prófuga. Sobre el prófugo, una confusa situación se generó ayer cuando a través de medios televisivos trascendió una supuesta entrega, que luego derivó en la presentación de un homónimo que al parecer no tendría vinculación con la causa.
Hasta el momento, los detenidos fueron la esposa de Reyes, Brenda Blanco Rondón, de 39 años, de nacionalidad peruana, quien encontró el cadáver y llamó a la policía, y el padre de Reyes, llamado Antonio. En tanto, Pablo Reyes, de 35 años, quien vive en el departamento donde se encontró el cadáver de Silva permanecía el lunes prófugo. (NA)

Compartir