Encuentran a un hombre crucificado

Un joven fue encontrado vendado como una momia, sujeto con cinta de embalaje a un trozo de madera a modo de crucifixión y con un cartel que decía "no robarás" pegado a su torso, en la localidad cordobesa de San Francisco, informaron ayer fuentes judiciales.
Se trata de Víctor Robledo (27), quien al ser rescatado por la Policía de Córdoba acusó del hecho a efectivos de Frontera, una localidad santafesina que linda con San Francisco, de la que la separa sólo una calle.
A raíz del episodio, la fiscal de San Francisco, Leonor Failla, inició una causa para establecer lo sucedido, mientras que la Policía santafesina dispuso que se realice una investigación interna y administrativa para determinar si algún efectivo de la comisaría de la localidad de Frontera estuvo involucrado.

Detenido.
Fuentes de la Policía de Santa Fe informaron que Robledo, quien vive en Frontera, había sido detenido el 21 de este mes en esa localidad por un incidente callejero con un automovilista, y que ayer fue liberado.
Un vecino que lo vio atado a la cruz de madera del lado de San Francisco llamó a la Policía cordobesa, que lo rescató y trasladó al hospital local, donde fue asistido.

Abandonado.
Luego de recibir el alta, el joven fue llevado a la Unidad Judicial de esa localidad cordobesa, donde declaró ante los investigadores que había sido abandonado en esas condiciones "por entre cuatro y cinco policías de Frontera".
Dijo que esos policías le habían dado "una feroz golpiza y luego lo habían trasladado en un vehículo hasta ese lugar", según contó ayer al canal TN la fiscal Failla.
Robledo fue encontrado el jueves a las 2.30 atado a una cruz de madera y vendado en una zona que la fiscal describió como "concurrida".
"Estaba encintado como momia, consciente, vestido, con cinta de embalaje que le cubria todo el cuerpo y tenía la nariz descubierta, lo que le permitía respirar. A la altura de los hombros, tenía un trozo de madera que lo obligaba a mantener los brazos extendidos a modo de crucifixión", dijo Failla.
"Él cuenta que cuatro o cinco policías de Santa Fe lo habían golpeado ferozmente, lo encintaron, lo adhirieron a un trozo de madera y le colocaron un cartel en el pecho que dice `no robarás`", agregó.

Hipótesis.
Según la funcionaria judicial, Robledo "acusa de forma directa a la Policía de Santa Fe y dice que lo trasladan en un vehículo al lugar donde lo dejan" crucificado.
La fiscal informó que los médicos del hospital que asistieron al joven dijeron que "no reviste ningún tipo de lesión, por lo que hay contradicción entre los dichos de la víctima y los datos objetivos".
"Solito no lo hizo, otra persona debió ayudarlo si fue él quien quiso hacerlo. Sino fueron varias personas", agregó. Debido a esas contradicciones detectadas en el relato de Robledo, la fiscal dijo que se investigan distintas hipótesis.
"Continuamos trabajando en los datos que aportó la víctima, pero también analizamos un ajuste de cuentas, una broma de mal gusto o una cuestión de polleras", especificó.

Antecedentes.
Failla confirmó que Robledo tiene antecedentes en la provincia de Santa Fe, aunque no consideró que eso sea importante para este caso. "Eso es irrelevante, lo que importa es si fue víctima de un delito. Puede tratarse de una broma pesada o un ajuste de cuentas, como también de una privación ilegítima de la libertad o apremios".
La fiscal destacó que "no hubo intención de darle muerte, porque le dejaron descubierta la nariz para que respirara sin problemas. (Télam)