Enfermeros realizaron marcha

PIDEN RECONOCIMIENTO COMO PROFESIONALES

Miles de enfermeros de hospitales de la Ciudad de Buenos Aires y de las universidades que los forman marcharon ayer para reclamar la modificación de la nueva ley de la carrera profesional de la salud pública -aprobada el 1 de noviembre- que no los incluye en la nómina, aunque el gobierno porteño aseguró que “no están excluídos de la carrera profesional hospitalaria”.
“Es un acto de total discriminación que va en detrimento salarial para este sector”, dijo a Télam Christian Acosta, representante del hospital Ramos Mejía quien participó de la marcha a la Plaza de Mayo. No formar parte de la nómina de profesionales incluidos en la norma
“implica una merma salarial de entre 10 mil y 15 mil pesos pero también el no acceso a algunas licencias, así como la imposibilidad de acceder a cargos jerárquicos”, agregó.
Una fuente del Ministerio de Salud del gobierno porteño dijo que los enfermeros “siempre pertenecieron al escalafón general correspondiente a los trabajadores de salud que agrupa además a radiológos, farmacéuticos, o técnicos en medicina nuclear”.
Asimismo, indicó que el pase de los licenciados en Enfermería a la nueva carrera profesional hospitalaria establecidos en la normativa “generaría el problema de que agentes que se encuentran abocados a la misma actividad pasarían a encontrarse en distintos escalafones, con lo que se perdería la identidad de la profesión y se crearía además una consecuente diferencia de derechos y obligaciones”.
Precisó además que las 906 Jefaturas de Enfermería -creadas en el 2015 y presentes hoy en todos los hospitales de la Ciudad- “podrían ser ejercidas por personas en uno u otro régimen, siendo compleja la coordinación de quienes se desempeñan en diversos escalafones, con diferentes regímenes y horarios”.
La ley en cuestión vino a reemplazar la ordenanza 41.455 de 1986, que tampoco contemplaba a los licenciados en enfermería como profesionales de la salud.
“Nosotros hemos presentado 15 proyectos de ley y siempre tuvimos la resistencia de quienes nos quieren mantener cautivos en el escalafón general”, dijo Acosta.
Aseguró además que “son alrededor de 55 mil” los licenciados y técnicos en enfermería que trabajan en hospitales y centros de salud de la Ciudad, en los que representan “el 60 por ciento del personal sanitario”.

Excluidos.
Una instrumentadora quirúrgica reclamó además que en su caso la nueva ley al no incluirlas como profesionales “no toman en cuenta los riesgos que implica trabajar en ese sector, trabajar con ácidos y estar expuestas a diversas enfermedades”.
La enfermera del Hospital Rivadavia Dina Cipolla, por su parte, destacó el “maltrato” que esta exclusión supone en momentos en que la crisis económica llevó a muchas personas a buscar asistencia en los hospitales públicos. “No se entiende que nos traten de esta forma cuando los hospitales del Estado hay cada vez mayor demanda y los nuevos pacientes se maravillan de
cómo nosotros los tratamos”, dijo.
Bajo el intenso calor del mediodía, sobresalía la consigna “Los enfermeros somos profesionales” en remeras, carteles, sombrillas y pañuelos en color blanco con una gran cruz roja en medio.
Los más creativos usaron como soportes de estas leyendas, los utensilios propios de la profesión, desde radiografías en lugar de cartón, hasta guantes quirúrgicos inflados a manera de globos.
Si bien la marcha fue autoconvocada por los trabajadores del sector, también se movilizaron gremios como el Sindicato de Trabajadores de Enfermería (Sitre), la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE) y la Asociación de Enfermería de Capital Federal (Aecaf)-; además de ATE, la CTA Autónoma y movimientos universitarios, entre otros. (Télam)