“Era la mejor manera de evitar una crisis”

MARCOS PEÑA DEFENDIO EL ACUERDO CON EL FMI EN EL SENADO

En su segunda intervención en el Senado de 2018, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, volvió a defender ayer el acuerdo entablado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y destacó que en una coyuntura de “turbulencias” por factores externos esa opción pasó a ser “la mejor manera de defender el gradualismo y evitar una gran crisis”.
En la primera parte de su informe de gestión, el funcionario describió el acuerdo de deuda por más de 50.000 millones de dólares en tres años como “el más grande en la historia” de ese organismo, al tiempo que ponderó la velocidad con que se selló.
“El acuerdo que alcanzamos es el más grande la historia del Fondo en proporción y se alcanzó de manera extremadamente rápida”, destacó.
Al respecto, consideró que esa celeridad es una “muestra” de que el programa económico del Gobierno de Cambiemos “estaba encaminado en la dirección correcta y ya contaba con el apoyo del mundo y del Fondo en particular”.
Peña hizo hincapié en que el esfuerzo mayor estará enfocado en la búsqueda de niveles adecuados de equilibrio fiscal, pero aclaró que el plan de ajuste consensuado con el FMI dejará afuera la política social, que podrá ampliarse en caso de ser necesario.
En este sentido, calificó el acuerdo con el FMI como “innovador” porque “cuenta con una salvaguarda para incrementar el gasto social en caso de que las condiciones sociales así lo requieran, siendo éste el primer caso en la historia del Fondo”.

Economía.
En otro pasaje de su discurso, Peña anunció para el 2019 el Gobierno proyecta que la economía retome un nivel de crecimiento de “entre el 2 y el 3%”.
“Los mejores pronósticos para la cosecha del trigo, el rebote de la cosecha de soja, en conjunto con la normalización de los mercados financieros y las mejores condiciones para la inversión conducirán a la recuperación de la actividad para el año próximo”, estimó.
Peña informó la proyección de crecimiento para el 2019 luego de recordar que la meta para este año debió ser revisada producto de una serie de causas de coyuntura que complicaron la economía, como “la volatilidad de los mercados financieros internacionales”, “la suba del precio del petróleo” y las sequías que afectaron las cosechas del agro.
Además, aseguró que se “redoblarán” los esfuerzos para “bajar la inflación” que en los últimos meses tuvo un rebote producto de la corrida al dólar, y en esta línea garantizó que “no habrá más financiamiento del déficit fiscal con emisión monetaria”.
Cambios.
Por otra parte, en el marco de los cambios en la cúpula del Banco Central y el golpe de timón que significó la decisión de ese organismo de eliminar las transferencias al Tesoro, Peña ratificó que el Gobierno fijó como norte “normalizar el funcionamiento del mercado cambiario” y “suavizar los movimientos del tipo de cambio”.
“Sabemos que los movimientos del dólar con este tipo de cambio flotante generan preocupación y angustia en la población”, reconoció Peña, que de todos modos aclaró que los cambios que se propicien en el BCRA no afectarán la política de “libre flotación cambiaria”.
En otro orden, el dirigente del PRO pidió a los senadores que avancen con los tres proyectos en que se desglosó la mentada reforma laboral: se trata dela iniciativa de “Regularización del empleo no registrado, lucha contra la evasión en la seguridad social, registración laboral y fondo de cese sectorial”, el proyecto de “Capacitación Laboral Continua” y el que crea la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud. (NA)

Proyecto obtuvo dictamen
En un plenario de comisiones, el proyecto de Convergencia de Comunicaciones que impulsa el gobierno nacional recibió ayer dictamen favorable en el Senado y será sometido a votación en la sesión del miércoles que viene.
El proyecto denominado “Ley Corta” permitiría, entre otros aspectos, que las empresas telefónicas desembarquen en el mercado del cuádruple play, aunque el despacho de mayoría rubricado por Cambiemos y Argentina Federal plasmó modificaciones en los plazos.
Concretamente, el texto posterga hasta 2020 la posibilidad de que las empresas de telecomunicaciones puedan proporcionar servicios de radiodifusión satelital paga en la Ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires, Córdoba y Rosario.
Además, se estiró a cuatro años el plazo para que las compañías telefónicas accedan al cuádruple play en el Interior, dándoles más tiempo a las empresas regionales de radiodifusión para que se puedan acomodar frente a la nueva competencia, que podría condenarlas a la ruina.
El texto consensuado estableció que de mínima Arsat disponga del 20 por ciento de su operación para empresas regionales. El Frente para la Victoria-PJ y Unidad Justicialista no acompañaron el dictamen y presentarán un proyecto de minoría. (NA)