“Es el esfuerzo que podemos hacer”

PRAT GAY Y ABAD DEFENDIERON LA PROPUESTA DEL GOBIERNO SOBRE GANANCIAS

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y el jefe de la AFIP, Alberto Abad, advirtieron ayer que el proyecto oficial para modificar el impuesto a las Ganancias constituye el “mayor esfuerzo” que el Gobierno puede hacer, y criticaron la propuesta del Frente Renovador por tener un costo fiscal adicional superior a $30.000 millones anuales.
Así lo indicaron al exponer en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, en la que en principio sólo estaba prevista la presencia de Abad, pero luego se sumó Prat Gay.
Al iniciar el debate, Prat Gay ratificó que el gobierno tiene predisposición para ir “resolviendo las distorsiones” pero que la “restricción presupuestaria” obliga a hacerlo con “gradualismo”, en un esquema a tres años que irá modificando las escalas de manera progresiva.
“Nuestro sistema tributario está plagado de distorsiones. Hay espíritu de resolverlas. Las grandes diferencias son los tiempos y si están los recursos para avanzar al ideal o si dentro del marco de la restricción presupuestaria lo tenemos que hacer gradualmente”, indicó el jefe de la cartera de Hacienda.
Durante su exposición estuvo acompañado por la subsecretaria de Ingresos Públicos, Claudia Balestrini, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina.
Y agregó, en esta línea, que “la idea de ir haciéndolo gradualmente responde no al deseo, sino la restricción presupuestaria”.
“Es el mayor esfuerzo que podemos hacer”, enfatizó el funcionario, quien estimó: “Al final del mandato, en 2019, el 93% de los alcanzados por el Impuesto a las Ganancias pagará menos de un 10%”.
Destacó que sólo el 8% de los trabajadores en relación de dependencia son alcanzados por el impuesto a las Ganancias y que Argentina tiene un “mínimo no imponible muy alto comparado” con otros países de la región.
Tras su intervención, el ministro se retiró rápidamente sin responder las inquietudes de los diputados, lo cual no fue bien tomado por legisladores de la oposición.

Abad.
A su turno, Abad consideró que el Frente Renovador “sobrestimó” en 21.370 millones el total de ingresos que se recaudarían a partir de la propuesta de aplicar gravámenes a los juegos de azar, a la renta financiera (plazos fijos, Lebacs, distribución de dividendos, fondos de inversión), a las rentas extraordinarias por operaciones de dólar futuro realizadas en 2015 y la restitución de retenciones a las mineras.
De acuerdo al cálculo que realizaron en AFIP, si se implementaran esos impuestos, el Estado podría recaudar 16.530 millones de pesos y no 37.900 como había estimado el massismo.
La propuesta del oficialismo, que podría recibir dictamen el próximo jueves o a más tardar el lunes de la semana que viene, propone incrementar un 15 por ciento el mínimo no imponible, por lo que tributarían el impuesto los solteros que superen los 21.712 pesos netos y los casados con dos hijos con sueldos mayores a los 25.230 pesos.

Sesiones.
El período de sesiones ordinarias de la Cámara de Diputados se cerrará con cierto sabor agridulce ya que el oficialismo y la oposición no pudieron ponerse de acuerdo en torno al temario, y ante la perspectiva de concluir el año parlamentario en un ambiente caldeado, prefirieron levantar la sesión.
Presidencia de la Cámara también denegó el pedido de la diputada de Libres del Sur Victoria Donda para convocar a una sesión especial que disponga el tratamiento de la iniciativa de paridad de género que tiene media sanción del Senado.
La idea de Donda era que el 2016 pudiera cerrarse con el cupo femenino consagrado por ley, ante el consumado fracaso de la reforma electoral aprobada en Diputados. (NA)

Compartir