Inicio El Pais "Es indignante el caso de la jueza"

«Es indignante el caso de la jueza»

EL PRESIDENTE MACRI CUESTIONO LA LIBERACION DE DETENIDOS EXTRANJEROS

El presidente Mauricio Macri cuestionó la decisión de la jueza Patricia Susana Guichandut de liberar a un joven uruguayo de 25 años, detenido en Boedo por un supuesto robo 24 horas antes. A pesar de que Macri se ufana de respetar la independencia del Poder Judicial, el mandatario cuestionó por Twitter la decisión de la magistrada, que calificó de «indignante».
«Las Fuerzas de Seguridad están haciendo su trabajo en la calle pero con una Justicia así no hay policía que alcance», se quejó. La misma jueza había liberado un día antes a un joven colombiano 48 horas después de su detención.
Mientras el Gobierno analiza nuevas iniciativas punitivistas, entre ellas, la baja de edad de imputabilidad, tanto el primer mandatario como el vicejefe y ministro de Seguridad porteño, Diego Santilli, defenestraron a la jueza Nacional en lo Criminal y Correccional 62 que resolvió liberar a Antonio José Franco (36), quien tenía prohibido el ingreso a Argentina y un pedido de expulsión si era encontrado en el país. Santilli pidió la expulsión del país del joven y denunció la «impunidad» de Guichandut, al subrayar que era la misma jueza que había liberado a un joven colombiano a las 48 horas de ser detenido por el robo de un celular en Caballito, tras el pago de una fianza de 700 pesos. Había adelantado, inclusive, que «hablaría» con la Cámara del Crimen para analizar qué actitud tomar frente a la decisión de la jueza.
Macri no quiso ser menos. «Es indignante el caso de la jueza que nuevamente liberó a motochorros con antecedentes penales y prohibición de ingreso al país. Las Fuerzas de Seguridad están haciendo su trabajo en la calle pero con una Justicia así no hay policía que alcance», subrayó el mismo presidente instauró la doctrina Chocobar al defender al policía Luis Chocobar, procesado por haber disparado por la espalda y vestido de civil a Pablo Kukoc, de 18 años, quien corría luego haber robado y acuchillado a un turista estadounidense.
Poco después, Migraciones confirmó que dispuso la expulsión del país del joven colombiano Jair Stevens Jurado Mora, «de acuerdo a las directivas del ministro del Interior, Rogelio Frigerio».

Antecedentes.
Jurado Mora llegó al país hace siete meses procedente de Colombia e ingresó sin dificultades porque no había ninguna orden de restricción en su contra, pese a que luego se corroboró que en su país tiene dos causas por robo a mano armada y otra por violencia de género, por haber golpeado a su pareja. Debido a que su situación es irregular porque solo podía permanecer en el país seis meses, y cometió un delito, Migraciones intervino de oficio y dispuso su expulsión.
Santilli informó que el miércoles a la noche se comunicó con el Director Nacional de Migraciones, Horacio García, y que acordaron que la Policía de la Ciudad inicie «tareas de rastreo y control» para capturar nuevamente al acusado y expulsarlo a Uruguay.

La respuesta.
La jueza Criminal y Correccional 62 Patricia Guichandut salió al cruce de las críticas de Macri. Tras remarcar que es falaz lo que dice el Gobierno sobre su actuación, la magistrada aclaró que en uno de los casos que le atribuyen no tuvo intervención y que en otro los informes que le remitieron a su juzgado no daban cuentas de que el delincuente tuviera antecedentes. «Los jueces no somos legisladores, solo operadores del sistema y que contamos con las herramientas que nos brinda el ordenamiento legal del cual no podemos apartarnos so pena de violar derechos y garantías de orden constitucional», remarcó la magistrada.
La magistrada hizo una declaración pública para responder y dio precisiones sobre los dos casos por los cuales le apuntaron. Sobre su intervención tras la detención de Jair Jurado Mora por el robo de un celular, la jueza puntualizó que de los informes del Registro Nacional de Reincidencia y por la Policía Federal Argentina no surgen «antecedentes penales ni procesos en trámite».
En el otro caso, el del uruguayo Antonio José Franco, la magistrada explicó que no tuvo participación. «Resulta llamativo que también se atribuya a este Tribunal a mi cargo la intervención en una actuación penal que se le seguiría a dos ciudadanos, uno de ellos de nacionalidad uruguaya, apellidado Franco, en la que no tuve ni tengo intervención alguna», aseguró.

Visita a zonas inundadas
El presidente Mauricio Macri visitó ayer a la mañana la ciudad santafesina de Reconquista, donde se reunió con productores de las zonas afectadas por las inundaciones. El sector Norte de Santa Fe, y Sur del Chaco y Santiago del Estero, conforman la región que está bajo la emergencia hídrica.
El jefe de Estado, llegó al encuentro con los productores tras aterrizar en la III Brigada Aérea de Reconquista desde donde abordó un helicóptero para desarrollar su actividad en la comuna de Intiyaco.
En ese marco, el intendente local, Enrique Vallejos (PJ), esperaba al Presidente, junto a jefes comunales de Avellaneda, Dionisio Scarpin, y de Romang, Sergio Ramseyer, para entregarle un petitorio con reclamos sobre distintas obras.
Según informó la página Web Reconquista Hoy, a los intendentes presentes «no les permitieron saludar» a Macri, quien aterrizó en el aeropuerto a las 10.00.
A partir de esa situación, Vallejos, Scarpín y Ramseyer «fueron recibidos por el jefe de la III Brigada Aérea, Comodoro Darío Quiroga, quien luego se retiró y consiguió que se acerque alguien que se presentó como del equipo «ceremonial».
Según el portal de noticias local, a los jefes comunales se les informó que el mandatario llegaba para desarrollar una «actividad privada» y que «no iba a hablar con nadie». (Pagina12.com / NA)