Inicio El Pais "Estamos en tierra más firme"

«Estamos en tierra más firme»

LA OPOSICION ENFRENTO A MARCOS PEÑA EN EL SENADO

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, defendió ayer ante el Senado la política económica del Gobierno tras señalar que durante 70 años se implementaron «recetas que no funcionaron y que se repitieron una y otra vez», y afirmó que el país está «en tierra más firme» que cuando Mauricio Macri llegó a la Presidencia.
«Podemos afirmar con claridad de que estamos en tierra más firme que cuando llegamos», sostuvo el jefe de Gabinete en su primer informe del año en el Congreso, luego de exponer sobre los ejes de la gestión de Cambiemos y realizar un repaso «histórico» de la economía del país.
En el inicio de su exposición, Peña destacó los «avances» del Gobierno, entre los que mencionó «la baja gradual de impuestos»; que el país «desde hace varios meses exporta más de lo que importa»; que «el Banco Central ya no financia al Tesoro» y que se ha «dado vuelta la situación energética».
También remarcó que la red de cloacas pasó «del 58% al 65%» a nivel nacional, que se hace «obra pública sin corrupción, sin sobreprecios» y que «en 2018 la Argentina volvió a exportar gas a Chile».
Además, afirmó que hubo «récord de incautaciones» de droga, con «28 mil procedimientos en 2018, en los que se detuvo casi a 32 mil personas», y que «la tasa de homicidios bajó más de un 20% entre 2015 y 2018», así como las «denuncias de robos de autos en 2015».
Luego de subrayar la «apertura al mundo» por parte de la Argentina, el funcionario agregó: «No tenemos hoy todos nuestros problemas resueltos por haber abierto las puertas al mundo pero existe una decisión de todas las economías de intercambiar con nuestro país y esa es una enorme oportunidad».

Cruces.
Los senadores Mario Pais, Julio Catalán Magni, José Mayans, María Teresa González, Inés Blas, Alfredo Luenzo y José Ojeda, que escucharon al jefe de ministros en un recinto semi vacío, lo cruzaron con crudeza. Lo acusaron de vivir «en otro país», de tener al «pueblo de rodillas», de «cuadro psicótico», de atravesar una «situación insostenible», de preparar «un fraude electoral» y de contar un «relato de campaña».
«¿Dónde viven?», le preguntó Calatán Magni, que minutos más tarde se cruzaría con Peña en un ácido intercambio que obligó a la intervención de Federico Pinedo. El fueguino gritaba desde su banca.
«En lo económico nunca planteé que las cosas estén maravillosas ni bien», se ofuscó el jefe de Gabinete.
Minutos más tarde, volvió a trenzarse en una acalorada discusión con Mayans, que entre otras consideraciones se había referido a un presunto «fraude electoral» y a las declaraciones de Macri en la entrevista con Luis Majul en la que habló de las coimas pagadas por su padre durante la gestión anterior.
«Es casi una chicana berreta para ese contexto. Un tono de amenaza que es malo para la democracia, está insinuando cosas llamativas», le dijo Peña al senador, sentado frente a él, a dos metros.
El jefe del bloque del PJ, Miguel Ángel Pichetto, también se plegó al coro de reprobaciones del mensaje oficial. «Hay situaciones que pasaron que son irreparables», subrayó. Se refirió a los aumentos paritarios del año pasado, e incluso al del Parlamento, «atacado por los medios de comunicación, del 23%», frente a una inflación que trepó a casi el 50%. Agregó que la reparación histórica «fue una gran estupidez» y que «si no hacen algo para parar el proceso inflacionario van a tener muchas dificultades». El legislador pidió una política de shock «para salir» y un cambio de rumbo. (Infobae.com y NA)