“Están a servicio de Blaquier”

NUEVA CARTA DE MILAGRO SALA

La líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, dio a conocer ayer una nueva carta en la que fue muy dura contra el gobernador Gerardo Morales, a quien acusó de “devolverle favores” a la familia Blaquier, y también apuntó contra el peronismo jujeño, al que recriminó por no plantarse como una verdadera “oposición” al oficialismo local.
Al referirse la represión policial del jueves pasado contra trabajadores del ingenio Ledesma, la dirigente social aseguró que con ese episodio se confirma que “las fuerzas represivas vuelven a estar al servicio de (Carlos) Blaquier”, dueño de la empresa azucarera.
“No es casual. Gerardo debe devolver los favores recibidos durante la campaña electoral”, manifestó Sala, quien se encuentra detenida en el penal de Alto Comedero en San Salvador de Jujuy, acusada del desvío de fondos públicos destinados a obras sociales.
A su vez, Sala cargó contra el PJ local por “hacerle el juego” al Gobierno de Morales al levantar la mano en votaciones clave, como las que permitieron aprobar las “leyes de Presupuesto, de ampliación del Superior Tribunal de Justicia y la autorización para endeudar la Provincia”.
“Esta semana se corroboró, y lo digo con cierta tristeza, que no me equivoqué en mi carta anterior cuando planteé que el Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular (FUyO) era la única oposición a este Gobierno nefasto que estamos sufriendo los jujeños”, destacó.
En este marco, remarcó que el legislador del FUyO Juan Manuel Esquivel fue el “único diputado provincial que acompañó a los trabajadores de Ledesma cuando sufrieron la represión por parte de la policía de Morales”, en un tiro por elevación al justicialismo jujeño, que no tuvo representantes en el lugar de los incidentes.
“Por eso digo que el PJ local no es oposición. Pero hay una gran diferencia entre unos y otros. Mientras los peronistas siempre respetaron sus acuerdos con los radicales, apenas asumió Gerardo (Morales) los traicionó”, remarcó Sala, que acusó a los diputados peronistas de no “defender las banderas del justicialismo” en la Legislatura.

Represión.
En este sentido, recalcó que la “feroz represión” contra dirigentes y militantes de la Tupac Amaru responde al hecho de que constituyen la “única” real oposición al Gobierno de Morales, con quien se encuentra históricamente enfrentada.
“Ya somos 11 los presos políticos. Sumaron esta vez a Raul, mi compañero y secretario de prensa de la Tupac. No pueden soportar que uno siga expresando lo que por todos los medios quieren ocultar pero que es imposible tapar: que mientras Morales duplicó los funcionarios de 350 a 700 con sueldos que van desde los 80 mil a los 100 mil pesos le ofrece un miserable 8 por ciento de aumento a los estatales que todavía tienen ´la suerte´ de tener trabajo”. (NA)

Compartir