Evacuaron a todo un pueblo

Los 400 habitantes de Sauzal Bonito fueron evacuados por el gobierno neuquino antes de que el pico de crecida arrase el pueblo. Hasta ayer habían caído 400 milímetros, y sigue lloviendo.
La crecida de uno de los ríos más importantes de Neuquén causó graves inconvenientes en gran parte de la provincia, y el pueblo de Sauzal Bonito, de 400 habitantes, debió ser evacuado. Mientras tanto, un joven permanecía desaparecido en Chos Malal, localidad ubicada a 300 kilómetros de la capital neuquina.
La crecida del río Neuquén fue considerada de características históricas y el intendente de Chos Malal, Carlos Lator, declaró la emergencia climática, por lo que las clases fueron suspendidas y se organizó la ayuda para los damnificados. Una de las situaciones más dramáticas era la búsqueda de Luis Sambueza, de 18 años, quien desapareció el lunes por la noche en plena crecida del río, cuando cazaba en una zona costera.
Sambueza era buscado por personal de Gendarmería, la policía provincial, los bomberos y guardafaunas, además de familiares y vecinos.

Lluvias intensas.
Gran parte del territorio provincial se encontraba afectado desde el fin de semana por lluvias torrenciales que causaron una importante crecida de la cuenca del río Neuquén, por saturación de las posibilidades de absorción del suelo. Ante este problema, la Autoridad Interjurisdiccional de Cuenca (AIC) advirtió que la crecida podría agravarse en las próximas horas, por la continuidad de las lluvias.
El organismo estimó que el caudal del río alcanzaría los 10.000 metros cúbicos por segundo. En el año 2006, una crecida de hasta 6.000 metros cúbicos arrasó con Sauzal Bonito. Según registros meteorológicos, hasta ayer habían caído unos 400 milímetros de lluvia en la zona, y los pronósticos estiman que caerán unos 270 milímetros más.
Ante la llegada del pico de crecida, las autoridades provinciales dispusieron la evacuación de Sauzal Bonito, tal como ocurrió en 2006, cuando los pobladores abandonaron sus casas llevando consigo todas sus pertenencias, animales y muebles.
También hubo algunas familias autoevacuadas y barrios inundados en Zapala (centro de la provincia), y Andacollo (noroeste).

Viento blanco en Mendoza.
Mientras tanto, unos 1.600 camiones permanecían ayer varados en la cordillera mendocina por el cierre del paso internacional Cristo Redentor a causa de un fuerte temporal de viento blanco y acumulación de nieve. La Dirección Nacional de Vialidad (DNV) informó que “debido a un fuerte temporal de viento blanco que azotó la zona del paso Cristo Redentor y la acumulación de nieve de un metro del lado chileno, se encuentra totalmente cerrado ese paso internacional a Chile”.
Personal de Gendarmería Nacional y un técnico de Vialidad evaluaban las condiciones para saber si el coordinador chileno aceptaría los camiones. Según las fuentes, sobre la ruta 7 (desde Puente del Inca a Las Cuevas) las máquinas barrenieve ya despejaron la ruta hasta la boca del túnel. El martes el paso fue liberado durante cuatro horas y algunos camiones aprovecharon para cruzar la frontera. (NA)