Inicio El Pais "Exigimos inmediatamente un plan de salvataje del Conicet"

«Exigimos inmediatamente un plan de salvataje del Conicet»

MAS DE 140 DIRECTORES DEL CONICET SE REUNIERON EN CORDOBA

Más de 140 directores de los diferentes institutos y centros científicos del Conicet se reunieron entre el viernes y el sábado en la ciudad de Córdoba para analizar la delicada situación que vive hoy el sistema científico argentino. Del plenario surgió un duro documento en el que los participantes denunciaron que, de no revertir las políticas de ajuste impulsadas por el Gobierno de Cambiemos, «el deterioro que sufre el sistema científico y tecnológico nacional tendrá consecuencias devastadoras para nuestro país».
Sin lugar a dudas, la comunidad científica argentina es uno de los sectores que más se vieron afectados por la crisis económica y por las políticas de ajuste encaradas desde el Gobierno Nacional. El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), en medio de este turbulento contexto, atraviesa serios problemas de presupuesto, incluso admitidos por el propio secretario de Ciencia, Lino Barañao, que hizo referencia a la baja inversión en el área.
En medio de esta crítica situación, más de 140 directores del Conicet de todo el país se reunieron en la capital cordobesa y, en conjunto, elaboraron un duro comunicado donde denunciaron el ajuste en el sector y solicitaron al Gobierno Nacional un «plan de salvataje» de la reconocida institución científica argentina.

Documento.
Luego de dos intensas jornadas de debate, que tuvieron lugar en la sede de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) en Córdoba, el plenario envió a la prensa el documento final del encuentro, en donde destacaron la importancia de continuar promoviendo el desarrollo científico en el país que hoy está en crisis.
«El desarrollo científico y tecnológico representa el principal motor para el avance productivo y sociocultural de nuestro país y la promoción del bienestar creciente del pueblo. Las Instituciones científicas argentinas, entre ellas el Conicet, afrontan hoy una profunda crisis producida por una política de desmantelamiento, expresada en una dramática reducción del presupuesto real asignado al sistema científico nacional y agravada por el deterioro del funcionamiento institucional», señalaron en el documento.
En ese sentido, manifestaron que «esta política no está de acuerdo con la aspiración de una Argentina inserta en el mundo desarrollado» y que, producto de la falta de financiamiento, «centenares de proyectos de investigación se encuentran paralizados». Esta situación generó que cada vez «más jóvenes investigadores» sean excluidos del sistema científico que, en muchos casos, «conduce al éxodo de científicos altamente calificados en cuya formación el Estado Argentino ha invertido importantísimos recursos, que son recibidos con los brazos abiertos por los países desarrollado».
«Como responsables de la dirección de Institutos del Conicet nos vemos en la obligación de denunciar ante la sociedad que, de no revertirse en forma urgente esta situación, el deterioro que sufre el sistema científico y tecnológico nacional tendrá consecuencias devastadoras para nuestro país», apuntaron.

«Salvataje».
Por otro lado, el documento exigió al Gobierno Nacional que implemente «inmediatamente» un «plan de salvataje del Conicet» que contemple varios puntos. En primer lugar, el aumento de emergencia del presupuesto con magnitud suficiente para garantizar el funcionamiento de los Institutos, el cumplimiento de proyectos aprobados y la actualización de los salarios y las becas.
En segundo lugar, solicitaron una prórroga de las becas de los jóvenes excluidos hasta la resolución del próximo concurso de ingreso a la Carrera del Investigador Científico. «Este llamado debe contemplar un aumento sustancial en el número de vacantes a fin de revertir el deterioro sufrido en los últimos años y retomar una senda de crecimiento», detallaron.
En tercer lugar, pidieron por la inmediata normalización del Directorio del Conicet, con la designación de los miembros electos y, finalmente, la restitución del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.