Falleció Facundo Ambrosi

Facundo Ambrosi, el bombero voluntario de La Boca que estaba internado por las heridas que sufrió en el incendio y derrumbe de un depósito de la empresa Iron Mountain (IRM) en Barracas, el 5 de este mes, murió ayer en el hospital Argerich, confirmaron fuentes médicas.
La muerte de Ambrosi, por la que el Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios dispuso luto por tres días, coincide con la llegada a la Fiscalía de los primeros peritajes de la investigación y eleva a diez el número de víctimas fatales debido al siniestro en el depósito de documentos de Azara al 1.200, por el que ya habían muerto nueve servidores públicos.
Ese día un muro se derrumbó sobre el grupo que intentaba abrir un portón metálico para combatir las llamas, matando a seis bomberos de la Policía Federal -entre ellos una de las primeras mujeres que ingresó al cuerpo-, un voluntario de La Boca compañero de Ambrosi y dos rescatistas de Defensa Civil del gobierno porteño.
Ambrosi, que tenía 25 años y desde los 12 trabajaba en el cuartel de Vuelta de Rocha, tenía un hijo de seis años y compartía la vocación de servicio con sus padres, que también eran bomberos.

Internado.
El joven estaba internado en terapia intensiva en el Argerich y sufría un cuadro de insuficiencia pulmonar debido a los golpes que sufrió, además de fractura de fémur, tibia y peroné en su pierna izquierda, de tibia y peroné en la derecha y de cadera y brazo derechos, por lo que se encontraba en "estado crítico", dijo a Télam su hermano, también bombero, Rodrigo Ambrosi.
Los servidores públicos fallecidos son el comisario inspector Leonardo Day, la subinspectora Anahí Garnica, los cabos primero Damián Béliz y Eduardo Adrián Canessa y los agentes Juan Matías Monticelli y Maximiliano Martínez, de la Policía Federal.
También murieron los rescatistas Pedro Barícola y José Méndez, de Defensa Civil de la Ciudad de Buenos Aires, y Sebastián Campos, del cuartel de Vuelta de Rocha y compañero de Ambrosi.

Berni.
El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, consideró en la tarde de ayer "llamativo" que "no haya habido pronunciamiento" del gobierno porteño sobre el incendio y dijo que hay que "profundizar la investigación".
Además volvió a pedir que se investigue la habilitación del sistema de incendios de la multinacional IRM, ya que su estructura "evidentemente no era la correcta", y consideró que el depósito siniestrado no debió habilitarse "nunca para semejante carga térmica".