Familiares, amigos y vecinos de Araceli pidieron Justicia

DARIO BADARACCO SE NEGO A DECLARAR Y SEGUIRA DETENIDO

Familiares, amigos y vecinos de Araceli Fulles, cuyo cadáver fue hallado el jueves pasado enterrado en una casa del partido bonaerense de San Martín, marcharon ayer en reclamo de Justicia.
Decenas de personas vestidas con ropas de color negro, con velas y pancartas se movilizaron ayer desde avenida Márquez y 9 de Julio, en José León Suárez, hasta la plaza donde desapareció la joven, a 50 metros de la casa en la que apareció su cadáver.
“Reconocer a mi hija por los tatuajes fue lo peor que me pudo pasar en toda mi vida y ese (por Darío Badaracco) no se merece vivir”, dijo a la prensa Mónica, madre de Araceli (21), vestida con una remera negra y con la foto de su hija.
La madre agradeció “a todos” por el acompañamiento y por sentirse “muy apoyada” pero aclaró que le “falta algo”, en referencia a su hija a la que tuvo que reconocerla “por los tatuajes” porque “su carita hermosa estaba comida por la cal”.
“(Baradacco) no es persona y decirle animal es ofender a los animales, haberla estrangulado, haberla puesto en un pozo, es un hijo de mil puta”, dijo al borde del llanto.

Banderas.
Los familiares y amigos de la joven asesinada mostraron banderas que decían “Justicia por Araceli”, “Justicia por la negra” o “Prohibido Olvidar” y gritaban “Araceli presente”.
“Agradecer a los bomberos de Punta Alta, a los policías, al intendente (Gabriel) Katopodis que es el único que se presentó en mi casa, no me da vergüenza decirlo me ayudó económicamente porque somos gente trabajadora”, indicó la mujer.
En tanto, Oscar, tío de la víctima pidió que “se haga Justicia por Araceli y que se investigue para que vaya preso el que hizo lo más mínimo para que esto suceda”.
“La familia está con bronca, le deseamos lo peor pero a esta gente le deseamos lo peor. Queremos reclusión perpetua, no prisión perpetua, no tengan piedad con eso”, expresó el hombre.

“Pena de muerte”.
En ese momento, algunas personas comenzaron a pedir “pena de muerte”, tras lo cual el tío de Araceli dijo: “La pena de muerte es un tema muy delicado de mencionarla, hoy de nuestra bronca la desearemos pero creemos que algo les tiene que pasar, no puede vivir esta gente, estamos todos destrozados”.
“La queríamos con sus defectos y sus virtudes y nunca se investigó, si desaparece una persona ya hay que investigar como trata de personas. No hay que investigar a la víctima, hay que investigar al victimario”, sostuvo Oscar.
Para el tío de Araceli “el Estado está ausente”, aunque también se refirió a que “a la gente no le llega” si no le pasa y dio el ejemplo de que a su familia “nunca la hubiesen visto de participar de una marcha así”.

Badaracco.
Darío Badaracco, el principal sospechoso del femicidio de Araceli, se negó a declarar ante la justicia y seguirá detenido, al igual que los otros seis imputados que tiene la causa, informaron ayer fuentes judiciales.
Las indagatorias a los siete acusados comenzaron el sábado y terminaron el domingo en los tribunales de ese partido de la zona noreste del conurbano, donde hubo un fuerte operativo de fuerzas de seguridad.
Fuentes judiciales informaron a Télam que luego de las entrevistas que cada uno de los acusados mantuvo con su respectivo defensor, todos fueron indagados por la fiscal de la causa, Graciela López Pereyra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de San Martín, y los colegas de ésta, Héctor Scebba y Alejandra Alliaud.
Respecto a los dichos de los seis sospechosos que sí declararon, una fuente con acceso al expediente consultada por Télam se excusó de brindar detalles para no entorpecer la investigación aunque aclaró que los mismos no fueron “reveladores”.

Testigo.
Por su parte, Badaracco ya había declarado tres veces, pero como testigo, antes del hallazgo del cadáver de Araceli y había admitido haber estado con ella la noche en que la joven desapareció, el 2 de abril último.
De hecho, el ahora principal acusado dijo que mantuvo relaciones sexuales con la chica en un camión del corralón para el que él trabajaba -vehículo en el que se halló ADN de la víctima- pero que no sabía adónde se dirigió ella luego de que se separaron.
Sin embargo, el jueves pasado, Badaracco quedó imputado luego de que el cuerpo de Araceli fue encontrado debajo de unos escombros en el patio de la casa de él, en Alfonsina Sotrni 4477 de Lomas Hermosa, en San Martín. (Télam)