Familiares y amigos despidieron a Araceli

LA FISCAL GRACIELA LOPEZ PEREYRA INDAGO AL PRINCIPAL ACUSADO DEL FEMICIDIO DARIO BADARACCO

Los restos de Araceli Fulles, la joven hallada asesinada el jueves bajo escombros en una casa de la localidad bonaerense de Loma Hermosa, fueron inhumados ayer en el cementerio de San Martín, con la presencia de decenas de familiares y amigos que cuestionaron cómo llevó adelante la investigación la fiscal de la causa.
A las críticas se sumó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien dijo que el crimen de la chica de 22 años “fue brutal” y sostuvo que la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de San Martín, Graciela López Pereyra, “tendrá que repasar un poco sus tareas” en referencia a que se demoró 25 días en hallar a la joven, vista por última vez con vida el 2 de abril.

Indagatorias.
Mientras tanto, el principal sospechoso del crimen, Darío Badaracco (29), quien fue detenido en la noche del viernes en el barrio porteño de Flores, luego de que una vecina lo identificara y avisara a Gendarmería, fue trasladado ayer por efectivos de esa fuerza para ser indagado por la fiscal, que también debe interrogar a otros seis detenidos que tiene el expediente.
Una fuente judicial indicó a Télam que luego de extensas entrevistas con los abogados defensores, López Pereyra y sus colegas Héctor Scebba y Alejandra Alliaud, que se sumaron de forma provisoria a la causa, indagaban anoche a los sospechosos y se esperaba que las audiencias se extiendan varias horas más ante la presunción de que alguno declarará.

Despedida.
La despedida de Araceli comenzó el viernes a la noche en una cochería de San Martín, donde se debió interrumpir el tránsito por la gran cantidad de asistentes, y esta mañana su padre, Ricardo Fulles, afirmó: “Todavía no sabemos por qué se ensañaron así, de esa manera. La maldad que tienen… no puedo entender esa parte”.
Acerca de los siete detenidos que hay en la investigación, dijo sentirse “contento”, pero estimó que “es probable que falte la parte financiera que los bancaba para hacer muchas cosas”.
Ayer al mediodía, los restos de la víctima fueron trasladados, previo paso por la puerta de su casa, al cementerio de San Martín y acompañados por su familia, vecinos y amigos, quienes realizaron en el trayecto una pegatina con afiches y carteles exigiendo el esclarecimiento del crimen en medio de aplausos.
Gisele, prima de Araceli, dijo que la joven “no se merecía terminar como terminó” sino que “se merecía seguir con vida, formar una familia y seguir su carrera”.
Además, criticó a la fiscal porque en tres oportunidades había tomado declaración como testigo a Badaracco, el hombre que había estado con Araceli durante la madrugada en que ella desapareció, dueño de la vivienda donde finalmente fue hallado el cadáver y en cuyo camión se halló ADN de la chica.

Bullrich.
En ese mismo sentido, la ministra Bullrich afirmó que “por suerte la Gendarmería Nacional logró detener al presunto autor material del homicidio gracias a la colaboración y valentía de una vecina que vio a un hombre muy sospechoso”.
La titular de la cartera de Seguridad también sostuvo que “la fiscal tendrá que repasar un poco las tareas que hizo en el caso” y “el fiscal general de San Martín tendrá que ver cómo trabajan sus fiscales”.

Hallazgo.
El cuerpo de la joven fue hallado el jueves a la noche en la vivienda de Badaracco, ubicada en la calle Alfonsina Storni 4477 de la localidad de Loma Hermosa, partido de San Martín, desnudo y cubierto por materiales de construcción.
La casa ya había sido rastrillada pero no se había encontrado nada sospechoso, por lo que cree que el cadáver fue llevado hasta allí luego de ese procedimiento y se tapó con algunos escombros y cal.

Detenido.
En tanto, Badaracco fue detenido el viernes en cercanías de la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño luego de que una vecina se diera cuenta que era el hombre cuya rostro había sido difundido durante todo el día por los medios de comunicación.
En forma paralela, en la casa del sospechoso se hallaron elementos compatibles con las marcas de ahorcamiento que presentaba el cuerpo de la víctima.
También en la causa ya hay otros seis detenidos, entre ellos Carlos Damián Alberto Cassalz (34), dueño del corralón donde trabajaba Badaracco, quien fue miembro de una superbanda de secuestradores que actuó entre 2001 y 2002. (Télam)