Federico Pinedo propone juicio político a Gils Carbó

EN DIPUTADOS ASEGURAN LA REFORMA DEL MPF "QUEDO MUERTA"

La reforma del Ministerio Público Fiscal que impulsa el Ejecutivo “quedó muerta”, aseguró ayer una importante fuente de la Cámara de Diputados, mientras que el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, admitió que el Ejecutivo tiene “dudas sobre el mecanismo de remoción” de la procuradora Alejandra Gils Carbó.
Pinedo no descartó la posibilidad de avanzar con el juicio político contra la jefa de los fiscales ya que, según aseguró, “los kirchneristas para hacer más difícil la remoción, inventaron que el
juicio político requiere los dos tercios de Diputados y del Senado, pero eso es un invento de los kirchneristas, la Constitución no dice eso”.
Sin embargo, una importante fuente de la Cámara baja avisó que “la vía del juicio político es un desgaste que iba a terminar en la nada, en un show político” e incluso apuntó que “si nos cuesta conseguir el quórum en Diputados, los dos tercios en el Senado es una utopía”.

Doble fracaso.
Tras el doble fracaso que el oficialismo sufrió esta semana al postergar primero el tratamiento en el recinto de la reforma del Ministerio Público y luego resignarse a que el proyecto de
participación pública-privada regrese a comisión, el oficialista frente Cambiemos se prepara para “recomponer confianza” y apuesta toda su energía a la aprobación del presupuesto.
Frente a este panorama, Pinedo se preguntó: “¿Cómo el pueblo va a tener un jefe de fiscales que no acusa a los amigos del poder?” y agregó que “desde hace años” viene pidiendo que se impulse un juicio político contra Gils Carbó.
En declaraciones a radio La Red, el senador sostuvo que “hay una discusión sobre si se procede con el mecanismo de juicio político o no” y resaltó que también “hay dudas sobre cuál es el mecanismo de remoción” de la procuradora.
“La doctora Gils Carbó hizo cosas que no se podían hacer. Ha habido casos espantosos de corrupción. Nosotros le pedimos que inhibiera los bienes de (el detenido empresario) Lázaro Báez y no lo hizo. Le dio órdenes a un fiscal a que acuse a todos menos a Lázaro Báez”, cuestionó. Para Pinedo, “esto es inaceptable” porque “el fiscal tiene que trabajar para el pueblo”, por lo que consideró que “solo la actuación” de la funcionaria con Lázaro Báez “justifica el apartamento del jefe de fiscales”.

Juicio político.
Ante la pregunta sobre si está de acuerdo con que se le haga un juicio político, respondió: “Definitivamente me parece que sí. Siempre me pareció y siempre lo pedí, hace varios años”.
Sin embargo, el presidente de la Comisión de Juicio Político, el diputado Álvaro González (PRO), aseguró que “no hay una decisión de las fuerzas políticas de abrir el juicio político” a Gils Carbó.

Carrió.
Incluso, desde la alianza oficialista aún lamentan el costo político de las declaraciones de la jefa de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, cuando cuestionó “el pacto” que Cambiemos selló con Sergio Massa para que el Frente Renovador acompañe el proyecto impulsado por el Ejecutivo.
“Ahí es donde se rompió todo”, dijo una autoridad de Cambiemos, quien desafió a Carrió a “que venga acá (al Congreso) y que busque el número para aprobar el proyecto, porque sino nos quedamos todos en lo testimonial”.
Lo cierto es que el cortocircuito con Carrió por la reforma del Ministerio Público profundizó la interna dentro del propio macrismo y llevó a un diputado a afirmar que los representantes del Ejecutivo “viven en el Olimpo” y “no tienen conciencia de la situación en el Parlamento”.

Obras públicas.
El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, minimizó ayer el fracaso del
oficialismo en Diputados para aprobar la ley que promueve la participación público-privada, y aseguró que “ya está hablado” para que salga la semana próxima.
En ese sentido, el jefe del bloque de diputados del Frente Renovador, Sergio Massa, exhortó a “romper la enfermedad de bipolaridad” que lleva a pensar que “todo es drama o fiesta, victoria o derrota”, al justificar su decisión de unirse al kirchnerismo para frenar la aprobación de una ley sobre la participación público-privada.
El massismo junto al Frente para la Victoria sometieron el pasado miércoles a Cambiemos a un nuevo traspié político en Diputados al fracasar el intento del oficialismo de aprobar la ley que promueve la contratación público-privada para obras públicas, luego de que el kirchnerismo propusiera que la iniciativa regrese a comisión. (DyN)

Compartir