Filmus: “Es una nueva provocación”

REPERCUCIONES DEL EJERCICIO MILITAR BRITANICO EN LAS ISLAS MALVINAS

El secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus, calificó ayer como “una nueva provocación” contra el país al último ejercicio militar británico en el archipiélago.
No obstante, el funcionario de la Cancillería dejó en claro que esa provocación “no cambia la posición de la Argentina” en el marco de su reclamo de soberanía.
En una nota de opinión publicada en el diario Tiempo Argentino, Filmus cuestionó las maniobras militares con disparos de proyectiles realizadas por un navío de guerra de la flota británica, la fragata HSM Iron Duke, en la bahía y el brazo de San Carlos, y advirtió que “este poder de fuego” constituye un “claro avasallamiento a la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas”.
Asimismo, dijo que esta acción implica un “desconocimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas y de la voluntad de los gobiernos de la región”.
“Tampoco escucha el reclamo de la comunidad internacional expresada en las declaraciones efectuadas contra el despliegue militar británico por el Mercosur”, añadió.

Presencia militar.
Asimismo, el funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores recordó que el canciller Héctor Timerman “ha denunciado a comienzo de este año en el Comité de Descolonización de la ONU que la presencia militar británica en las islas significa la más grande base al sur del paralelo de 50 grados sur y una provocación inadmisible para todos los pueblos con vocación de Paz”.
“La democracia argentina siempre ha planteado como política de Estado que la única vía para la recuperación del ejercicio de la soberanía en las Islas Malvinas es la diplomacia y la paz”, puntualizó Filmus.
Por este motivo, concluyó que esta provocación, lejos de modificar la posición del pueblo argentino, “lo fortalecen en su convicción de que es necesario continuar en la lucha por la recuperación del ejercicio de la soberanía en las Islas Malvinas y que la misma siempre tiene que ser llevada adelante por medios diplomáticos y pacíficos”.

Capitanich.
Por su parte, Jorge Capitanich aseguró que la Argentina no sólo brega por la recuperación de la soberanía sobre las Islas Malvinas sino que también entiende que la zona debe ser “un ámbito de paz”.
“Entendemos que expresan un grado de militarización creciente”, afirmó el jefe de ministros, algo que la Argentina viene denunciando ante foros internacionales, al tiempo que insiste en reclamar que Gran Bretaña cumpla con las resoluciones de las Naciones Unidas que instan a entablar un diálogo en torno a la soberanía.
En ese marco, Capitanich indicó que la Argentina no sólo sostiene “la reivindicación legítima de la soberanía de las islas” sino que también entiende que la zona “debe ser un ámbito de paz”.
Así lo señaló esta mañana en su habitual conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, en la que reafirmó que, para el país, “la vía diplomática es la vía preferente de reclamo”.

Carmona.
Además, el diputado nacional y presidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, Guillermo Carmona (Frente para la Victoria-Mendoza), consideró ayer las maniobras militares como una acción “claramente provocativa” del Reino Unido.
Carmona anticipó que la comisión que preside impulsará un proyecto con un “categórico rechazo” a este tipo de acciones, al sostener que “no sólo implica una situación de provocación sino una amenaza a todos los países de la región que han avanzado en declarar que toda América del Sur debe ser considerada como zona de paz”.

Respaldo.
En declaraciones a Télam, el titular de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja reiteró que la Argentina “lo ha planteado en Naciones Unidas y otros organismos internacionales y ha conseguido el respaldo de los países de la región”.
Dijo que se trata de “maniobras recurrentes pero el carácter recurrente no le quita importancia en cuanto a amenaza a la Argentina. Esa recurrencia genera mayor preocupación porque Argentina en reiteradas ocasiones ha protestado y también los países de la región”.
En ese sentido, Carmona recordó que en su última cumbre de Montevideo el Parlamento del Mercosur hizo referencia clara “al rechazo contundente a este tipo de acciones militaristas” por parte del Reino Unido.
“Hemos destacado siempre que Argentina no significa ningún tipo de amenaza para la población isleña. Argentina tiene una política de diálogo y no de militarización y, por lo tanto, hemos considerado que este tipo de maniobras además de agravar la situación de militarización, resulta sumamente grave en cuanto ha existido introducción de armamento militar”, aseveró. (Télam)

Respuesta de Londres
El Ministerio de Defensa británico aseguró esta semana que las maniobras militares denunciadas fueron ejercicios de entrenamiento de rutina realizados tres semanas atrás.
Un vocero del Ministerio de Defensa británico señaló que “buques de la Armada Real realizan entrenamientos regulares en el uso de su sistema de armas. El ejercicio del HMS Iron Duke en las Islas Malvinas en octubre fue parte de un ejercicio de rutina que había sido planeado con mucha antelación”, minimizó.