Fiscal cuestionó a los jueces

"EN VEZ DE CAZAR POKEMONES QUE HAGAN JUSTICIA MAS RAPIDO"

Federico Delgado polemizó con los magistrados que investigan al ex secretario de Obras Públicas de la gestión kirchnerista. Asimismo, sostuvo que las monjas que declararon “dieron un discurso guionado”.
El fiscal federal Federico Delgado cuestionó ayer a los magistrados que investigan al ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, al reclamar que “los jueces, en vez de cazar pokemones, se dediquen a hacer justicia un poco más rápido”.
Asimismo, evaluó que las monjas del monasterio de la localidad bonaerense de General Rodríguez, dónde López intentó esconder los bolsos que contenían unos nueve millones de
dólares la madrugada del 13 de junio, habrían brindado en sede judicial “un discurso guionado” para acusar a la mayor de ellas, Alba, de 95 años y cuyas facultades mentales están en duda.
López deberá presentarse el lunes a declarar ante el juez Daniel Rafecas y en base a eso el fiscal instó a “investigar el proceso histórico y determinar si hubo funcionarios responsables de un desfalco imposible ahora de cuantificar”.
“Estamos tratando de que algunos jueces en vez de cazar pokemones se dediquen a hacer justicia en forma más rápida. Lo de López es más completo y reducirlo solo a un enriquecimiento ilícito es algo que no se compadece con la ley”, añadió ayer por la mañana en diálogo con radio Mitre.

Citado para mañana.
Por otro lado, el lunes, José López será llevado desde la cárcel de Ezeiza hasta los tribunales
de Comodoro Py 2002 para declarar en la causa por enriquecimiento ilícito por la que está preso desde el 14 de junio pasado , cuando lo atraparon en el convento de General Rodríguez con casi 9 millones de dólares en su poder.
Apenas fue detenido, López no declaró por lo que se espera que ahora pueda dar su versión de los hechos sobre el origen de ese dinero y sobre si la casa de Dique Lujan, en Tigre, donde vivía, era suya a través de testaferros, como se cree.
Días atrás, declaró como acusada su esposa, María Amalia Díaz, quien afirmó que desconocía la existencia del dinero, contó que estaba en una crisis matrimonial e intentó desligar al convento.
Pero el fiscal Delgado, que impulsa la causa en manos del juez Daniel Rafecas, insistió en avanzar con esclarecer la responsabilidad penal que habría tenido la madre Alba, a punto de ser considerada inimputable; o si mintieron las otras monjas que declararon como testigos en el expediente.
“Tenemos unas hermanas que dicen que la madre Alba manejaba con mano de hierro el convento, y sin embargo los médicos forenses afirman que cuando le preguntaron a Alba el día en que estaba, (la anciana) está ubicada en julio de 1985”, señaló.

“Más tenebroso”.
Por último, según el fiscal Federico Delgado, “esto lo vuelve todo un poco más tenebroso porque las
otras hermanas podrían tener un discurso guionado y descargar responsabilidades en quien no está en condiciones de defenderse”.
Por ello, adelantó que pedirá una junta médica que certifique el estado de salud de la jefa del convento: “porque si se confirma que Alba es inimputable confirma que las dos hermanas (María y Marcela) mintieron”.
“A esta altura de los tiempos sabemos que el dinero que tiene López no cayó del cielo. Por eso hay que buscar las fuentes de financiamiento de dinero ilegal que incrementaron de semejante manera el dinero el patrimonio de un funcionario”, manifestó Delgado en diálogo con Radio Mitre.
En ese sentido, sostuvo que “la justicia argentina tiene una tendencia a fragmentar hechos y en general eso es fuente de impunidad”. (Télam)