Fiscal quiere subir condena a Jaime

PIDEN CONFIRMAR PENAS POR LA TRAGEDIA DE ONCE

El fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, Raúl Pleé, dictaminó ayer a favor de confirmar las penas impuestas a los condenados por la tragedia del tren de Once, entre ellos el empresario Claudio Cirigliano, el maquinista Marcos Córdoba y el ex secretario de Transporte en el kirchnerismo Juan Pablo Schiavi.
En cuanto al ya detenido ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, el fiscal ante el máximo tribunal penal del país consideró que debe elevarse la pena de seis años de prisión impuesta en su contra porque tiene que ser condenado, además, por “estrago culposo agravado”, delito por el que fue absuelto en el juicio oral.
“Surge palmario el conocimiento de Jaime acerca del deterioro sufrido por el material ferroviario otorgado en concesión a la empresa TBA SA, sin que se adviertan de su por parte medida alguna tendiente a resguardar su integridad, lo que le era exigible conforme las obligaciones asumidas”, consideró el fiscal en un dictamen de 450 carillas.
Además, Pleé pidió revocar las absoluciones dictadas a favor del empresario Mario Cirigliano y los ex titulares de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), Pedro Ochoa Romero y Eduardo Sicaro.
En los tres casos, solicitó condenas por “defraudación por administración fraudulenta agravado por ser en perjuicio de una administración pública y estrago culposo, agravado por el resultado de muerte y lesiones”.
El fiscal consideró además que las penas superiores a los tres años de cárcel deben comenzar a cumplirse en prisión apenas sean confirmadas en esa instancia porque no hay motivo para dilatarlas.
Hasta el momento, todos los condenados permanecen libres mientras se tramitan las apelaciones, salvo Jaime que fue detenido en otra causa por hechos de corrupción durante su gestión en la Secretaría de Transporte de la Nación.

Casación.
Tras el dictamen del fiscal Pleé, los camaristas de la Sala III de Casación quedaron en condiciones de decidir si confirman lo resuelto por el Tribunal Oral Federal 2, al término de un juicio oral contra todos los acusados el 29 de diciembre del año pasado.
En cuanto a Jaime, el fiscal de juicio Fernando Arrigo había pedido una pena de once años, pero el Tribunal lo absolvió por el delito de estrago culposo y la fijó en 6, algo que ahora Casación tendrá que determinar si confirma o revoca.

Argumentos.
“No caben dudas de que los imputados Jaime y Schiavi se encontraban en posición de garantes frente a los bienes jurídicos tutelados, en tanto fueron designados en el cargo de Secretario de Transporte desde el día 28 de mayo de 2003 hasta el 1 de julio de 2009 y el 1 de julio de 2009 hasta el 7 de marzo de 2012, respectivamente”, advirtió Pleé.
La fiscalía consideró que “el organismo de contralor era la CNRT -cuyos funcionarios permitieron con su pasividad y su omisión de emplear el rigor que su cualidad de funcionarios públicos lo ameritaban, la facilitación de la prosecución de la actividad defraudadora emprendida por los representantes de TBA S.A”.
Pero ello, advirtió, “en modo alguno permite sustraer a Jaime y a Schiavi de los deberes institucionales de controlar, que como Secretarios de Transporte, frente al bien jurídico debían resguardar”.
Y en cuanto a los empresarios condenados, Cirigliano y los máximos responsables de la empresa concesionaria, entendió que la “sentencia fue precisa al aseverar que la administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública fue cometida por los integrantes del Comité Ejecutivo de Trenes de Buenos Aires SA”.
El choque del tren en la estación de Once el 22 de febrero de 2012 causó la muerte a 51 personas y una por nacer, además de heridas a 789 personas. (Télam)

Compartir